Está bien que divirtamos al mundo, pero está mal que terminemos divirtiendo a los rivales:
Sebastiao Lazaroni

Lee también   La Cereza del pastel del 6/12/2011