Los técnicos trabajan con un revólver amartillado en la cabeza, por eso, se copia:
Ángel Cappa