Cero a cero. Minuto 94. San Lorenzo busca el milagro en Brasil. Tiro libre por la derecha; si anota, va a la final. Centra Cauteruccio, 17 futbolistas dentro del rectángulo calculan el vuelo de un balón que, sin saber cómo, cae de rebote a los pies de Angeleri en el área chica. El pobre no lo sabe y será mejor que jamás piense en ello, pero su falla será mucho más trascendente de lo que entonces ya parece. Meterla habría evitado que cierto equipo tomara cierto avión a cierto destino.

El no gol de Angeleri

el no gol de angeleri

El Chapecoense tenía carisma mucho antes del 29 de noviembre de 2016, cuando se convirtió en el equipo de todos. Pocos estaban al tanto de sus gestas deportivas, que impulsaron a un club de Serie D hasta la Serie A del futbol brasileño en apenas cinco años. Solo unos cuantos se molestaron en atestiguar cualquiera de los vibrantes partidos que lo lanzaron hasta la final de la Copa Sudamericana. Para el resto, el Chapecoense eran 11 letras acomodadas de modo tal que articulaban un nombre chistoso. Paradoja cruel.

No nos engañemos. Por encima de los desconocidos que mueren irreparablemente cada día, la pérdida de un futbolista nos devasta y acongoja de modo especial. Multiplicar esa sensación por 19, más el director técnico, más otras 57 historias abarrotadas de páginas en blanco, de familias damnificadas para siempre, resulta incalculablemente desgarrador.

Más allá de la zozobra, sucesos como el acontecido en el maldito Cerro Gordo exhiben lo ridículas que son nuestras penas y el sin sentido de tantas alegrías, sobre todo aquellas relacionadas con el gol. Nuestra existencia es tan absurda que nunca sabremos a qué venimos, mucho menos hacia dónde vamos. Ser mortales es solo la mitad del problema, lo grave es que morimos de repente. Lo escribió primero Bulgakov.

Lee también   Chicharito 2.0

Ni siquiera somos capaces de liberarnos de las ataduras del tiempo. Todo sería menos complicado si pudiésemos ir a ese minuto 94 y rogarle desesperadamente al portero Danilo que deje pasar ese balón, convencerlo de que toca perder, que ya vendrá otra ocasión para convertirse en héroe, prevenirlo de hacer gala de reflejos que impidan el bendito gol de Angeleri. Aunque seguramente, ante ese instante de gloria infinita, morir le da igual.

  • AlebrijeRojo

    Ya lo decía Nietzche: En realidad, cada ser humano es un trozo de destino; cuando cree oponerse al destino, el destino se realiza…

    • Etrusco

      No sé si este es un destino más triste o más glorioso, por supuesto que para las familias y amigos de los fallecidos la tragedia es increiblemente dolorosa, pero al mismo tiempo el mismo destino ha colocado a estos jugadores en la inmortalidad. Entrando en filosofía, lo que comentas de Federico es una corriente griega que se llama fatalismo.

      • pepe

        Nietzsche es la filosofía ideal para cuando eres un puberto cagado de 14 años que odia al mundo por no comprenderlo…luego creces y se vuelve como las columnas de Barak, una fórmula medio predecible y gastada.

        • Etrusco

          Creo que a mi Nietzche no me gustó ni cuando tuve 14 años, será porque en realidad nunca lo llegué a entender.

          • pepe

            Igual no te pierdes de mucho, a mi me tocó leer algunos de sus libros en prepa y en su momento sí me parecieron muy impactantes, ahora poco más de diez años después ya no tanto.

          • Etrusco

            Leerlo si lo he leido, pero fráncamente lo entendí poco, no soy mucho de filosofía, me gusta mucho más la ficción, tipo Julio Verne o Ray Bradbury.

          • pepe

            De Nietzsche a Ray Bradbury o Verne te apoyo, también prefiero a cualquiera de los dos. Y para ficción en español, Borges.

        • Isaac

          Jajajaj no entendiste a Nietzsche o hablas desde la mala interpretación común de su obra, él era un vitalista, amaba la vida y su filosofía esta encaminada a superar el nihilismo inherente de su época (y de esta aunque en otras formas) para poder vivir una vida plena.

          • pepe

            Pues quizá en un principio su filosofía sí manifiesta lo que comentas, cuando se notaba más la influencia de Schopenhauer y particularmente en El Origen de la Tragedia, sin embargo a partir de su cisma con Wagner hay un claro cambio en su filosofía, se vuelve mucho más violenta y absolutista.

            Si a eso añadimos la inestabilidad mental causada por la sífilis que plagó sus últimos textos de auto-referencias y delirios de grandeza, creo que sí entenderías mi comentario.

          • Isaac

            Sí y no, sin duda el lenguaje de Nietzsche es muy violento (incluso ofensivo), cosa que no justifico y de hecho no me agrada, pero pues creo que en general su mensaje sigue siendo el mismo, romper las barreras que no nos ayudan a vivir plenamente e incluso atentan contra nuestra potencia vital, como son la religión, menciona la ciencia (cuando es dura y no busca el dialogo), la moral y un alrgo etc. Pero sin duda de esa época sigue teniendo textos muy bellos y no tan violentos como es La ciencia jovial o la voluntad de poder (obra lamentablemente inconclusa). En fin me parece que Nietzsche esta tremendamente mal interpretado.

            PD: Nietzsche era humano y sus descalificaciones e insultos hacia Wagner (algunos bien merecidos) tienen que ver con cuestiones personales más que filosóficas, ya que aparentemente en su juventud Nietzsche estuvo enamorado de la esposa de Wagner (Cosima) y pues eso siempre causo diferencias entre ambos.

      • AlebrijeRojo

        Si, es totalmente una desgracia que ojalá no pase inadvertida para las autoridades y para todos, para que no se nos olvide lo efímera que es nuestra existencia. Buscaré sobre ello, no tenía conocimiento de la existencia de esa corriente.

  • Rodrigo

    columna genérica, escrita en automático,con los lugares comunes de siempre

    mención aparte para el primer párrafo: digno de mediotiempo.

    • Cállate pinche amargado

    • El cara de haba

      Comentario genérico quejandose de lo genérica de la columna lleno de lugares comunes.

      • Rodrigo

        no te diré que no, pero estoy cansado de que los medios y tepocatas de los mismos hayan tomado una tragedia de manera tan infantil: “qué hubiera pasado si entraba el tiro”, “todos vamos a morir”, “las pequeñeces por las que nos preocupamos”. aquí mismo leí una columna más cruda y madura y por eso me molesta. eso, y que todos en el sitio sapiens aplaudan como focas

        bueno, a esta hora ya se me bajó el coraje, pero era esa mi molestia

    • JV

      Pinches millenials mamones everywhere…

  • Me quedo sobre todo con este párrafo Barak:

    “Todo sería menos complicado si pudiésemos ir a ese minuto 94 y rogarle desesperadamente al portero Danilo que deje pasar ese balón, convencerlo de que toca perder, que ya vendrá otra ocasión para convertirse en héroe, prevenirlo de hacer gala de reflejos que impidan el bendito gol de Angeleri. Aunque seguramente, ante ese instante de gloria infinita, morir le da igual.”

    Leía hace apenas unas horas justamente algo parecido a esta columna de un aficionado del Chapecoense donde decía palabras más, palabras menos que daría todo por tener la oportunidad de decirle a Danilo que dejase pasar ese balón. Debe ser sin lugar a dudas la atajada más dolorosa en la historia de un pueblo. El fútbol tiene estas cosas que te hacen amarlo aún más no como un deporte o una distracción, sino como esa extraña manera de aspirar a lo imposible. En un mundo en donde la prisa nos domina y nos impide detenernos a disfrutar las pequeñas cosas de la vida, hoy todos sufren esta conmovedora historia de los héroes que desde cuarta división y en 5 años decidieron ascender y ascender y sólo el cielo los detuvo.

    Qué historias nos permite el fútbol.

  • Trafalgar

    Ya lo dijo Nacho Vegas: el destino es el único accidente posible.

    • Contradictorio

      Una cheve para usted por referir al gran Nacho!!

  • NightCrawler

    Igual cuando vi los resúmenes del partido todos hablaban sobre ese balón que no entro o como el portero atajo ese balón que seria su ultima atajada.

    Como de haber entrado ese balón Angeleri metía a San Lorenzo a la final y salvaba a 76 vidas pero nisiquiera lo sabríamos. Tal vez san lorenzo tendría el mismo destino o no pero así es la vida de impredecible.

  • Ernesto

    Nadie sabe el futuro,asi que lo que hagas hoy es lo que cuenta.La forma de la muerte es lo que impacta ,pero en el fondo, el portero hizo lo que tenía que hacer.

  • Hombre de Hojalata

    Grande columna!! la mejor de los ultimos 3años carajo!! Y somos tan fragiles que la vdd es que todos deberiamos vivir como si fuera el ultimo dia de nuestras vidas.

  • Fernando Pérez Pacheco

    Claro que todos hemos tenido el deseo de poder volver sobre nuestros pasos y corregir un “error” o una mala decisión en nuestras vidas. Pero llámenme ingenuo, pero no creo que en sus últimos momentos algún jugador del equipo haya considerado un error el ganar ese partido. Incredulidad, desesperación, dolor por sus seres queridos, miedo. Pero querer borrar su máximo logro profesional es algo difícil.

  • Edson

    Y si vamos a regresar en el tiempo no podríamos mejor tomar un mejor avión o ya por lo menos bajar en Bogotá a cargar Turbosina en lugar de tratar de llegar al destino con la pura reserva.

    • Deco20

      Esa fue una mamada.

      Hasta donde sé, el piloto era, también, el dueño del avión, y no quiso ni bajar a cargar en Bogotá, por el costo de hacerlo, ni solicitar estado de emergencia por la multa e inhabilitación que le impondrían.

      Si ya ni salvar su vida y la de los demás le hizo dejar de lado su avaricia, ya era un caso perdido ese hombre.

      • Edson

        Algo así leí una aerolínea chafa de 3 aviones en vuelos internacionales.
        Quien autoriza eso?
        Un día de estos nos va a caer un avión en la cabeza. Por si las dudas caminare viendo al cielo.

  • Raúl

    ¿El nuevoguión de destino final? Mundos plausibles.
    Si mi abuelita fuera bicicleta…

  • Jackberto

    Aquí la verdadera pregunta es si esto si lo escribió Baracrouch, esto no se lee ni de lejos al estilo infame adoptado recientemente por el fundador.