Thierry Henry y David Beckham, calentando motores. Ilusión óptica.

Lee también   Cristiano se compró un Jet