Los clavados en el futbol son sopa de todos los días. Recurrir a ellos es una trampa… pero echárselos en una fosa sin agua es de hooligans.

Sucedió en la Europa League, y el protagonista es Giorgios Samaras del Glasgow Celtic.

Lee también   Finta de risa para Ronaldinho