Sucedió en el partido entre el Krylya Sovetov contra el Terek Grozny de la Liga Premier de Rusia.

El fisiólogo del Terek iba corriendo a atender al portero Soslan Dzhanaev que se encontraba lesionado, pero no se dio cuenta que iba regando en el campo de juego todo lo que guardaba en su botiquín.

El Krylya derrotó dos goles a uno al Terek.

Lee también   Un líder checheno utiliza el micrófono del estadio para insultar al árbitro