Un suceso digno del más llanero de los partidos, ocurrió hoy por la tarde en el Allianz Arena mientras Bayern batallaba y sufría para poder marcarle un gol al Köln. Ribéry, antes de ser expulsado tontamente, cobró en corto una falta para que Van Buyten disparara al arco; el defensa del Köln, Riether, se barre para evitar el peligro en su arco y de alguna forma -suponemos que le pegaría en el taco o algo así- la cámara del balón se desprendió, dejando la bola inutilizable.

Seguro a muchos de ustedes les pasó alguna vez, pero ¿en la Bundesliga?

Lee también   El gol, la sorpresa, la figura, el Neandertal y la atajada de la jornada del 13 al 19 de abril
  • Sucede hasta en las mejores familias.