Lo de menos es saber quiénes son los protagonistas. Basta con ver la rápida forma de actuar de un jugador que con gran habilidad esquiva dos patadas para que termine repartiendo una que ni el mismo Perro Aguayo. A partir de ahí se armó la bronca.

¿Pues qué le pasó? ¿Qué habrá pensado?

Lee también   Raphael Guerreiro hizo el gol del año en entrenamiento del BVB