Este portero lo tiene todo: la soberbia de Chilavert y la calidad de Yosgart Gutiérrez en uno solo.

Sucedió en la Copa de Marruecos. A juzgar por los festejos de uno y otro, el partido era bastante importante… aunque las gradas lucieran peor que las del Omnilife.

Lee también   Coentrao se lleva al portero