Tore Reginiussen, jugador del Rosenborg de Noruega, demostró que también sabe dominar bastante bien una naranja.

Lee también   Lucas Silva nos demuestra el jogo bonito