Sucedió ayer en el partido Independiente Vs Lanús por el Clausura argentino.

El árbitro Germán Delfino recibió un tremendo balonazo, “sin querer queriendo”, del paraguayo Cristian Báez y allá fue a dar el colegiado que cuando levantó la cara se dio cuenta que estaba sangrando.

Ni hablar, una imagen chusca aunque dolorosa, sobre todo para el señor Delfino.

Lee también   No quiso darle su playera
  • Buen retrato XD, pero que pesima ubicacion del arbitro, mejor dicho por su ubicacion le salio excelente el retrato XD

  • ufff no lo pudo decir mejor el comentarista, parece que lo tomo un boxeador..

  • victor hugo

    Ah pero que buen madrazo!