Habían transcurrido poco más de 10 minutos del Independiente-U. Católica por Copa Sudamericana, cuando de repente, como por arte de magia, se encendieron los aspersores. El partido debió suspenderse por algunos minutos.

Lee también   Se lleva al juez de línea