Habían transcurrido poco más de 10 minutos del Independiente-U. Católica por Copa Sudamericana, cuando de repente, como por arte de magia, se encendieron los aspersores. El partido debió suspenderse por algunos minutos.

Lee también   Messi habla japonés