Las consecuencias por el alza en los precios de la gasolina ha generado una serie de protestas, bloqueos y hasta saqueos, y esto ha afectado a los jugadores de Jaguares de Chiapas, quienes se tuvieron que bajar del autobús e ir caminando hasta el lugar de entrenamiento.

En uno de los bloqueos que hay en la carretera Toluca-Ciudad de México, el autobús que traía a todo el personal de Chiapas, no pudo avanzar más, y todos tuvieron que concluir su llegada a pie.

Video cortesía de ESPN

Lee también   Frenan al Rebaño
  • XD

    Está de la verga el aumento pero la gente exagera y ya se subió al mame del momento. Ojalá pronto se case rubi y se distraigan con eso un rato…

    • Bukowski

      Y la chiva sea de 20,000.00

      • XD

        A huevo, con muerto y todo…

  • Búho Cósmico

    La gente es muy tonta y está mal entendiendo lo que hay qué hacer. Lo único que hacen es perjudicar a los demás y no al gobierno.
    El verdadero boicot que todos debemos hacer simplemente consiste en no pagar impuestos y, en caso de que no te sea absolutamente necesaria, la gasolina.

    Ojalá que la gente entienda y se haga un boicot real como se debe hacer.
    Tengo muchas ganas de ver un cambio y cada vez el pueblo se harta más.

    • XD

      A todos nos es absolutamente necesaria la gasolina a menos que seas un niño que se la pasa todo el día en casa sin trabajar opinando el la computadora.

    • Baruch Vera

      Lo único que lograrás al no pagar impuestos es exponerte a multas, recargos y embargos. Lo vi yo mismo: mi padre era así de moroso, se sentía muy “picudo”; llegó un momento en el que prácticamente no podíamos usar el auto porque tenía placas vencidas y Tránsito nos paraba a cada rato, con la intención de llevarlo al corralón. Y ya no te digo cómo nos fue con los demás impuestos. La solución va por otro lado.
      (Antes que nada una disculpa por lo largo del resto del comentario. Lo resumí lo mejor que pude. Si tienes la paciencia de leerlo completo, te lo agradezco muchísimo).
      El dr. Stephen Covey en su libro “Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Eficiente” define que cada individuo tiene dos zonas: el círculo de atención (que incluye aquello que afecta al individuo, pero no puede controlar) y el círculo de influencia (aquello que el individuo sí puede controlar).
      Cuando una persona enfoca su atención en el círculo de atención, y en los eventos que le afectan pero que no puede controlar, cae en lo que yo llamo “actitud de víctima”. Una persona con actitud de víctima utiliza frases como “es que la crisis está muy difícil”, “es que el clima está muy feo”, o sus ideas inician con las palabras “tengo” o “debo”. Inconscientemente, el individuo permite que su entorno controle su vida.
      Cuando una persona enfoca sus esfuerzos en el círculo de influencia, y en los eventos que afectan su realidad pero que sí puede controlar, logra lo que llamo “actitud de protagonista”. Una persona así utiliza frases como “yo decido si salgo a buscar trabajo o no”, “yo saldré a la calle bien abrigado”, o sus ideas inician con las palabras “necesito” o “elijo”. El individuo, inconscientemente, se pone a si mismo antes que a su entorno, no permite que éste decida su realidad, sino que sabe que las consecuencias dependen de las decisiones que toma.
      Ambos círculos son inversamente proporcionales. Es decir, cuando uno de ellos crece, el otro disminuye.
      En este caso, el costo de la gasolina depende de factores externos (el precio y disponibilidad del petróleo a nivel internacional, la infraestuctura de Pemex, etc.), por lo que es parte del círculo de atención. Enfocar demasiado tiempo y esfuerzo a esto, no logrará otra cosa que hacer crecer nuestro círculo de atención, y por consiguiente hacer más pequeño nuestro círculo de influencia. Dicho de otro modo, nosotros mismos estamos decreciendo aquello que nos afecta y que sí podemos controlar, y permitiendo que lo que está a nuestro alrededor manipule nuestra vida. Y el día de mañana, le estaremos echando la culpa de nuestra realidad a quien sea: la crisis, al Gobierno, el dolar, y cosas por el estilo.
      Mi propuesta es enfocar nuestra atención y nuestros esfuerzos en nuestro círculo de influencia, que es lo que sí podemos controlar; en este caso, nuestras finanzas personales.
      – Establezcamos y apeguémonos a un presupuesto de acuerdo a nuestras necesidades prioritarias, incluyendo la cultura del ahorro. Dicho de otro modo, compremos primero lo que realmente necesitamos (vivienda, alimentación, vestido, servicios, ahorro programado) y después los lujos, no al revés.
      – Disminuyamos, o de preferencia eliminemos, los gastos hormiga: las sodas de 600 ml. y papitas de 40 gms. que compramos en los Oxxos, caguamas, cervezas de bote y cigarros, etc.
      – Aprovechar los recursos que tenemos al 100%, ya que de lo contrario los estaríamos desperdiciando: usar focos ahorradores, desconectar aparatos eléctricos que no estén en uso, reparar fugas de gas, agua y electricidad, desayunar en casa en vez de comprar burritos de camino al trabajo, llevar “lonche” en vez de comer en fondas, puestos o restaurantes, etc.
      – Utilizar métodos de transporte alternativos: caminar, bicicleta, transporte público, compartir el auto, etc.
      – Y sobretodo, hacer un mejor uso de nuestro tiempo: minimizar actividades que no generen valor, buscar inversiones rentables para nuestros ahorros y activos, y sobretodo destinar tiempo para nuestro propio crecimiento personal por medio de la educación, especialmente cívica y financiera. Si alguien tiene la posibilidad de entrar a Facebook, también puede buscar artículos y tutoriales interesantes que le enseñen cómo administrar su tiempo y su dinero.