River Plate eliminó de la Copa Argentina al Atlas en un disparejo partido que enfrentó a un club candidato a ganar la Copa Libertadores, con otro que juega varias divisiones por debajo en Sudamérica y con jugadores que no son profesionales. Un choque que dejó imágenes emotivas.

El Atlas, lleno de jugadores amateurs, tuvo un invitado especial a su plantilla al saber que enfrentaban al poderoso River. Ese fue el delantero Wilson Severino, quien desde hace un año estaba retirado del futbol y recibió el llamado solo para este duelo.

Severino, goleador histórico del modesto club, es fanático confeso del cuadro millonario y dejó el deporte para dedicarse a trabajar en una ferroviaria por petición de su familia, pues como jugador no ganaba lo suficiente para vivir.

Con 37 años tuvo unos cinco minutos para jugar contra River y sin ningún tipo de entrenamiento no aguntó la emoción. Lloró, abrazó a su entrenador, a Leo Ponzio y Jonatan Maidana -rivales-. Hasta a los periodistas conmovió.

Lee también   Derrota ante River propició regreso de Riquelme a Boca
  • Huara-ché

    No cabe duda q’ los argentinos viven el fútbol de otra manera

    • David Mauricio

      la verdad esos argentos si ven el fútbol como una religión, cosa que me da gusto porque sino en México si de por sí ya no se aguanta a loa wilos del america y la fanaticada del chiverio 😛

  • The Chosen One

    Yo por eso le voy al Atlas… okno, bueno sí, pero a este no jajaja