El entrenador del Viktoria Plzen, Pavel Vrba, desató su locura festejando el triunfo sobre Maribor y por ende el pase a la fase de grupos de la Champions League.

Lee también   Un crack pesado