Todo apuntaba a que el Spartak Moscú se llevaría un punto ante el Anzhi, pero no contaban con un el autogol de Juan Manuel Insaurralde en tiempo de compensación. Ustedes juzguen la manera de rematar…al propio arco.

Lee también   Se relajan jugando ping-pong
  • Javier Uc

    ¡Que golazo!, ¡Que pendejo!