Ñáñaras

Nunca en la historia caerse solito resultó tan doloroso. Le sucedió a Rodrigo Pimpao, jugador del Vasco da Gama, ante el Fortaleza.

Si se tapan los ojos, no abran los dedos.

Lee también   ¡Seedorf, no te retires nunca!