Un yerro doble se presentó en el partido amistoso entre el Steaua de Bucarest y el Argesul, éste último de la segunda división de Rumania. El defensa del Steaua, Ifeany Emeghara, tenía todo controlado pero prefirió “regalarle” el balón al delantero del Argesul, Lui Rada, quien “decidió” no darle el gol de la honra a su equipo.

El encuentro terminó seis goles por cero a favor del Steaua.

Lee también   Final de película en el Ludogorets vs. Steaua de Bucarest