Una iguana de casi un metro de tamaño “invadió” una de las pistas del Miami Open y obligó a detener durante algunos minutos el partido entre el alemán Tommy Haas y el checo Jiri Vesely.

El reptil apareció por encima del tablero electrónico cuando iban 3-3 en el tercer set. El juez de silla quiso continuar jugando pese al intruso, pero Vesely se negó.

“No puedo concentrarme”, señaló el checo, que terminaría ganando por 6-7 (5-7), 6-3 y 7-5. Haas, de 38 años, aprovechó la interrupción para sacarse una “selfie” con el lagarto.

Los empleados del torneo lograron en un primero momento capturar a la iguana tras tomarla por el rabo. Sin embargo, se escapó de la bolsa y atravesó toda la pista para colocarse en el otro tablero antes de ser definitivamente apresada

Lee también   Un hombre despertó de un coma de 11 años para ver a Federer en el US Open