Después de una excelente jugada que se aventó el polaco Kamil Grosicki, jugador del Sivasspor de Turquía, lo único que tenía que hacer su compañero Milan Cerny, era literalmente empujar el balón a las redes, pero no, prefirió mejor fungir como un central del Gaziantepspor y darle el balón al portero.

Esa falla de Cerny pudo significar el empate a dos goles.

Lee también   El desubicado zape de José Ramón Fernández a un joven con Síndrome de Down