El jugador argentino Erik Lamela, se ganó la expulsión por una patada de mula desbocada que le propinó al jugador de la Juventus, Giorgio Chiellini, por lo que dejó a la Roma con 10 jugadores y con una desventaja de 2-0 al minuto 68.

Al final el marcador quedaría 3-0 y la Juve avanzó a las semifinales de la Coppa Italia.

Lee también   El Barcelona jugó un partido con la selección española de fútbol para ciegos
  • Diegon

    Esa fue de pura ardilla

  • bartolo

    bastardo