El portero del Syrianska de Suecia, Dejan Garača, de plano tiene las manos de manteca. El arquero no pudo controlar un remate fácil y terminó haciendo el ridículo pues el balón fue directito a las redes.

Lee también   Tremendo sentón