El partido de hoy entre Mirandés y Athletic de Bilbao es apenas el primer tiempo de un encuentro que todavía no perfila ganador. Pese a que la escuadra vasca obtiene ventaja en la ida 1-2, la vuelta arroja un suspenso de tintes interesantes. En primer lugar porque al humilde Mirandés no se le puede dar por muerto y mucho menos en los segundos juegos de Copa del Rey, pues ha demostrado que en ese tipo de cotejos es cuando más vivos están. En segunda instancia porque Mirandés gusta de remar contracorriente para motivarse y dar pelea.

Este día las cosas apuntaban a un triunfo tranquilo del Athletic. El hombre gol de Bielsa, Fernando Llorente, emblema de su equipo, se hizo presente con un doblete (18′, 27′) en la primera mitad. Dominio con base en juego de conjunto y posesión de balón por parte de la visita hacían ver débiles a los locales, incluso inocentes a la hora de intentar detener a la escuadra de Bilbao. Fueron 45 minutos de Bielsa completamente.

Pero el segundo tiempo pintó otra cara. Mirandés apeló a lo que mejor sabe hacer, luchar. Colocados contra la pared al tener dos goles en contra y un amplio dominio del adversario, los jugadores de Mirandés se la jugaron a correr más, a presionar, a desgastarse, bajo el riesgo de cederle la cancha al Athletic. Sin embargo, el equipo vasco fue sometido por el pundonor y orgullo del local.

En tiempo de compensación, Limbarri anotaba el gol de Mirandés, gol que no sólo acortaba distancia en el marcador, sino que refleja la capacidad de resurgimiento que tiene el equipo. Por si fuera poco, Athletic se salvó de ser empatado antes del silbatazo final.

Lee también   Los lujos innecesarios de Neymar

Falta la vuelta. Por un lado Bielsa estará contento de que un equipo humilde, arriesgado y atrevido le haya planteado partido. Sin embargo, el Loco también habrá de pegar corajes con sus futbolistas, quienes se descuidaron en el momento menos oportuno y ello abre la puerta para que Mirandés busque otro milagro en la Copa del Rey, torneo en el que Bielsa ya saborea la final con el deseo de toparse al Barcelona.

  • VK

    Que huevos de equipo el Mirandés, cualquiera se hubiera conformado con llegar a esas instancias pero ellos luchan con todo, tienen mucho -muchísimo- que ganar y absolutamente nada que perder.

  • Vaya equipazo, seguro que vence facilmente a cualquier equipillo mejicano…

    • Alberto Vidal

      Y tú con ese nick de seguro que consigues mucha gente