Tras un inicio de temporada irregular en el que llegó a rozar los puestos de descenso, Arsenal logró este sábado su cuarta victoria consecutiva al vencer 3-0 a West Bromwich.

Un gol del holandés Robin van Persie, goleador de la liga con 11, abrió el marcador en la primera parte, mientras que el otro par fue obra de Thomas Vermaelen y del español Mikel Arteta.

Luego el empate a cero frente al Olympique de Marsella en la Liga de Campeones, el Emirates volvió a vibrar con un equipo que se consolida en la parte alta de la tabla de la Premier League.

Arsène Wenger utilizó su once de gala para amarrar los tres puntos y situó junto a Van Persie al marfileño Gervinho y el inglés Theo Walcott, que manejaron el ataque de los Gunners apoyados desde la zona de creación por el galés Aaron Ramsey.

Así que Arsenal recobró la memoria de triunfos y goles. Ya está al acecho de los líderes…

Lee también   Wenger: "Alexis descansará cuando esté cansado"