Cuando parecía que Wenger se salía con la suya apareció Perisic para arrebatarle un punto más que merecido. Desde el inicio Arsenal dio a entender que jugaría al contragolpe y permitiría movilidad al rival. Dortmund le compró la idea, aunque pagó caro el reto en el primer tiempo; Van Persie los sorprendió tres minutos antes del descanso.

Sin embargo, el cuadro alemán no iba a renunciar a sus deseos de atacar, y a costa de recibir un segundo, se fue con más intensidad al ataque. Presionó tanto que terminó por encerrar a los Gunners, quienes a dos minutos del final ya no aguantaron la embestida.

Wenger puede estar más que contento con el punto obtenido de visita. Más no podía pedir.

Lee también   Granada sucumbió ante el Barcelona
  • Valente

    Dortmund juega bien y se ve como caballo negro

  • michael

    pedazo de gol del dortmund