Figuraba como uno de los partidos menos atractivos en la primera jornada de Champions. Sin embargo Viktoria y Bate demostraron que a pesar de ser considerados “chicos” también juegan futbol y lo hacen bien.

La visita mereció más. Bate se plantó en tierras checas con toda la intención de llevarse los tres puntos, pero Plzen salió respondón y al menos en este juego no fue una perita en dulce. Al final el empate fue justo para ambos, aunque los checos deben agradecerle a Cech, su portero, las oportunas intervenciones para evitar una derrota en casa. Aunque el arquero bielorruso, Gutor, también lució.

Lee también   Morelia derrota a Xolos por 2 a 0