En un encuentro amistoso celebrado en el mítico campo de Wembley, las Selecciones de Inglaterra y Brasil igualaron sin goles, en un partido atascado desde la primera mitad y que fue subiendo de intensidad en la parte complementaria, sin embargo ninguna de las dos escuadras puso en predicamentos a los arqueros.

El partido en el papel era de lo más interesante en cuanto a duelos amistosos en la última Fecha FIFA del año. Desde el comienzo, los comandados por Tite tomaron la iniciativa y a través de Paulinho, Gabriel Jesus y Neymar buscaban crear ocasiones de peligro, pero los zagueros ingleses se encargaron de evitar que las combinaciones hicieran daño al arco defendido por Joe Hart.

El partido se atascó en el medio campo por mucho tiempo y se generaron pocas ocasiones de gol.

Ya en la parte complementaria los dirigidos por Gareth Southgate fueron más propositivos, aunque tampoco pudieron inquietar a Alisson Becker, el ataque encabezado por Vardy y Rashford no lució peligroso en ningún momento del encuentro, mientras que la escuadra visitante se adueñaba de la media cancha cuando Coutinho participaba más en las acciones.

Ninguno de los dos combinados pudo superar al otro y terminaron atascados, rompiendo así las altas expectativas que se tenían de ambos y terminando igualados en todo aspecto. Inglaterra sumó su segundo empate sin goles en esta Fecha FIFA, luego de hacer lo mismo frente a Alemania, mientras que Brasil vio frenada su racha goleadora en Wembley.

Lee también   Un penal y ya