A la par de lo que se vivía en Holanda por los polémicos goles anulados a Ajax, Zagreb albergó un partido de locos. Primero porque Dínamo se quedó con 10 hombres al minuto 28′ por la expulsión de Leko. Aún con la desventaja numérica, los croatas abrieron el marcador por conducto de Kovacic cinco minutos antes del descanso. Sin embargo, Lyon el empate en el momento preciso. Justo antes del silbatazo que pusiera fin al primer tiempo, Gomis hacía el gol.

Hasta ese momento, Ajax estaba dentro. Lyon necesitaba una goleada y con ese propósito regresó al campo para dar una segunda mitad de ensueño. Al minuto 47´, Gonalons ponía las cosas 2-1 en favor del equipo francés. Un minuto después, Gomis incrementaba la ventaja. No conforme y ya enrachado, el propio Gomis marcaba el cuarto de Lyon al minuto 52′.

Con un Zagreb prácticamente dormido, inútil, Lyon hizo lo que quiso. Ya con el 4-1 no dejaron de buscar el arco enemigo y al 64′ caía el quinto por obra de Lisandro López. Pero el hombre de la noches, Gomis, no se sació y anotaba el sexto para Lyon, el cuarto del partido para él, al minuto 70´. A estas intancias, los franceses se colaban ya a octavos, pero por cualquier duda sellaban el pase con el 7-1 defintivo al minuto 75´gracias a Briand.

Independientemente de aprovechar la superioridad numérica, Lyon fue muchísimo más equipo que Zagreb y así lo demostró en un segundo tiempo de locura. Anotaron seis goles y pudieron ser más. A los pobres croatas los trajeron de encargo e incluso al grado de que ni chance de meter la pierna les dieron, pues les paseaban el balón de forma rápida y precisa. Con un contundente 7-1, Lyon se mete a octavos y es el menos culpable de lo que aconteció en Holanda.

Lee también   Benfica camina a la cima