River llegó al estadio Centenario con intenciones de ganar, pero Quilmes no estaba dispuesto a ser un escalón más para la buena racha de Almeyda y su grupo.

Fue empate, 1-1, y fue bien futbolero. Se jugó siempre a la pelota y emanaron emoción hasta el último minuto.

Cavenaghi al 35′ hizo el gol de River, su primero desde su vuelta a casa. Con eso se sacó un peso de encima.

Y lo que son las cosas, Telechea, que ingresó de cambio, debió ser expulsado por un codazo, y unos instantes después, cuando se acababa el partido, puso un frentazo letal para dejar el empate final. Se acabó el paso perfecto del Millo.

Lee también   Hinchas de Boca se burlan otra vez de River
  • ‘Rulo

    era cuestion de esperarse