Liverpool aprovechó su oportunidad de ser el único equipo de la parte alta de la tabla en disputar la Premier este fin de semana al imponerse 2-1 al Burnley.

Los “reds” tuvieron que remar contra corriente desde muy temprano, porque a los siete minutos de juego, Burnley se fue arriba en el marcador con el gol de Ashley Barnes, quien cerró la pinza de un largo pase de Matthew Lowton.

Pero justo antes que el árbitro pitara para el descanso, Georgino Wijnaldum intentó rematar de tacón, pero al fallar no contaba con que pudiera tener el balón de nuevo en sus pies y fusiló para empatar el juego.

El alemán Emre Can concretó la remontada roja al 61′ con un disparo raso colocado al poste derecho.

Liverpool logró mantenerse en el cuarto lugar con 55 puntos, aprovechando que Chelsea, Arsenal, Tottenham y Manchester City no vieron acción esta semana al tener compromisos en la FA Cup.

Lee también   Golazo de Sergio Agüero casi sin ángulo