Por la fecha 3 del grupo 1 en la Copa MX, Correcaminos vence 3-2 a Puebla con goles de Alfonso Tamay, Luis Ahumada e Ismael Íñiguez.

El Previo. La Franja venía de agarrar oxígeno con un cambio de técnico. En la primera llave de este grupo 1, Puebla perdió ante el modesto Altamira por un global de 4-2; de las cerezas en el pastel que terminaron con la era Lapuente. La llegada de Romando les renovó las esperanzas, lo cual significó la cabeza de otro entrenador: Benjamín Galindo. Correcaminos, por otro lado, le tocó con la más fea en la primera lleva y fue vapuleado por Monterrey por un global de 5 a 2.

Lesión. Apenas iban 8 minutos de partido y Puebla tenía complicaciones. José Hibert Ruíz tuvo que abandonar la cancha por una lesión y en su lugar ingresó Mario Quezada.

Todavía vive. Puebla se pondría en ventaja con la anotación de un fósil de calidad. El eterno Cesáreo Victorino pondría el primero con un disparo cruzado, a pase de Quezada, que dejaría sin oportunidad para Humberto Martínez.

Toma y toma. Dos minutos y dos jugadas fueron suficientes para que Correcaminos le diera la vuelta al marcador increíblemente. Al 29′, Luis Ahumada empató el partido para los tamaulipecos con un cabezazo que se desvió en Íñigo y, seguido al 30′, Alfonso Tamay pondría el segundo tras un buen servicio de Ernest Nungaray. Puebla atónito y confuso.

¿A dónde tan rápido? Con tintes épicos, la Franja sacaba de aquellos que se necesitan en una situación como esa y logró empatar el partido apenas tres minutos después de la sorpresa naranja. Mario Quezada, que había ingresado por el lesionado Ruíz, plantó un zurdazo en el primer poste para igualar las cosas al 33′.

Lee también   Israel 1 - 3 Italia

Íñiguez. Pasarán los años y cambiará la condición física, pero el que es perico es verde en todos lados. Iniciado el complemento, Correcaminos tomaría ventaja nuevamente gracias al veterano y rentable Ismael Íñiguez. El exjugador de los Pumas recibió un pase largo, quedó solo y su alma, y fulminó a Armando Navarrete con una soberbia definición.

Una tontería. Al 57′, Puebla se quedaría con 10 hombres tras una acción infantil de Leandro Augusto. El naturalizado protestaría una amarilla sobre su compañero Velázquez y el árbitro lo amonestaría a él también. No conforme, el exjugador de Pumas siguió reclamándole al colegiado quien, sin temblarle la mano, le mostraría la segunda amarilla por dicho acto.

Lo que sigue. Puebla recibirá a Cruz Azul el próximo Domingo por la fecha 7 del Apertura 2013, mientras que Correcaminos hará lo mismo con Delfines por la fecha 6 del Ascenso MX.

Puebla: Navarrete, Ruvalcaba, Durán, Íñigo, Victorino (Reyes 63′), Augusto, Ruíz (Quezada 8′), Arce, González, Martínez, Vera (Ruíz 63′).

Correcaminos: Martínez, Sena, Ahumada, Coronel, Correa (Alvarado 73′), Aja, Pulido, Íñiguez, Dos Santos (Saucedo 66′), Nungaray, Tamay (Nurse 79′).

  • Levy

    ¿Cesario Victorino? ¿El de siempre? ¿El de toda la vida?