Luego del 1-6 ante el City, Manchester United acumula cuatro triunfos consecutivos sin recibir gol. Hoy venció 1-0 Sunderland en el Old Trafford, pero sigue sin sobrarle nada.

Ganó con lo justo, más por la diferencia que marca la calidad de sus jugadores que por un futbol arrollador como el que sí mostró al inicio de la temporada.

El único gol, para colmo, fue en propia portería cortesía de su ex-compañero Wes Brown, luego de un cabezazo de Welbeck, segundos antes de irse al descanso.

La figura del partido, si es que la hubo, fue el arquero visitante Westwood. Su mérito, sin embargo, no fue por salvar muchos goles, sino por una jugada en la que detuvo maravillosamente dos disparos consecutivos a pocos metros de la portería, primero de Rooney y luego de Nani.

Chicharito estuvo, como casi toda la delantera roja, apagado. Tuvo una de gol, donde recibió con libertad dentro del área aunque de espaldas, giró descompuesto, golpeó mal, el balón se fue muy desviado hacia la tribuna y hasta se cayó.

El entorno festivo sólo se dio por los 25 años de Ferguson en el club. Fue, antes y después del partido, el más ovacionado de todos.

United le sigue los pasos a su vecino. Llegó a 26 puntos y no se mueve del segundo lugar en la Premier.

Lee también   Manchester United pagaría hasta 80 millones de libras por Pogba