Una auténtica descripción de los diferentes tipos de Villamelones fue el texto que se llevó el aplauso de todo mundo en la pasada entrega del Rincón Sapiens, uno de los que mejor recibimiento ha tenido desde que inició este espacio.

Por eso es que lanzamos una nueva convocatoria para el Rincón y esperamos que alguien esté a la altura de Christian Sapién, logrando tanto o mayor éxito como él en esta nueva entrega por FutbolSapiens.

Recuerden que la buena ortografía es determinante para la elección del texto ganador. No descuiden ese aspecto.

¿Cómo participar?

Muy sencillo, manden sus textos a la siguiente dirección: rincon@futbolsapiens.com

Tema y extensión libres. Sólo recuerden enviar sus columnas hasta antes de la media noche del próximo domingo 31 de marzo.

Ojo: es muy importante el tema de la fecha límite de entrega, pues los textos que lleguen posteriores a la misma no entrarán a concursar y se recorrerán hasta una nueva convocatoria.

¡La siguiente entrega del Rincón ya espera por ustedes!

Lee también   Ganador del 79 Rincón Sapiens: Más que un juego
  • José

    A darle!

  • SR DON CASI

    No es que la convocatoria anterior se llevara aplausos, si me gusto, pero también genero muchos temas de platicas creo que por que abordo diferentes deportes en un solo texto

  • Irving Mejía Mejía

    ¿Qué es el fútbol?
    Cuando se realiza alguna persona esta pregunta se vienen a la cabeza demasiadas ideas para poder responder, pero a los que verdaderamente amamos este deporte son tantos los recuerdos que nos llegan, sentimientos, caídas, victorias, toda una vida relacionada a este lindo deporte.
    Son tantos los contrastes, que no sabemos cómo darle una respuesta inmediata, algo que se quiere con tanto fervor, no se explica con palabras. Para algunos será un simple deporte, para otros una obsesión. Pero como les hago entender que va más allá, es sentir los colores de tu equipo, vivir intensamente cada partido.
    Es tan lamentable, ver como los que se hacen llamar aficionados de las famosas “barras” manchan nuestro deporte, con sus canticos sudamericanos, “trapos” y forma de hablar, eso no es de nosotros. Lo nuestro son las banderas que hacen que cobre vida un estadio, con porras verdaderamente creativas, con verdadera afición y no con delincuentes activos en las gradas.
    Da tristeza que no se pueda acudir a los estadios por el miedo de las barras, donde queda aquella emoción que se siente cuando se va a comparar el boleto para ver un partido, toda la adrenalina que se desata en nuestro cuerpo por las acciones que se presentan en este y no la que provocan es te grupo aficionados con sus desmanes.
    Asistir al estadio es una experiencia día con día, desde el momento en que se llega, no me dejarán mentir los que gustamos de este bello deporte somos los primeros en llegar ya que no estaríamos a gusto si no vemos adecuadamente a nuestros ídolos.
    Todo comienza con las alineaciones, observamos el parado táctico y desde ese momento comienza el espectáculo, la forma en la que atacan, en la que se defiende, los cambios y actitud de los jugadores. Lo peor que puede suceder en un equipo profesional, es que un jugador no se entregue al máximo, yo no le exijo que sea muy técnico, mucho menos que drible, lo único es que se rompa el alma dentro de una cancha de futbol hasta el último minuto.
    El territorio de juego es un campo sagrado, si uno se para ahí, es con la seguridad y convicción que se entregara más que el cien por ciento, ya que más de uno anhelaríamos estar en su prestigioso lugar para verdaderamente defender a nuestro amor de amores.
    Pero aún más importante cuando nos toca, cuantos no podemos dormir porque a la mañana siguiente tendremos un partido de liga, amistoso o simplemente una “cascarita” con los amigos, es la forma en la cual llevamos dentro el fútbol y dar la última gota de sudor por cada balón.
    No sé ustedes, pero cuando nos topamos con personas que no entregan todo en la cancha es un coraje instantáneo, como pueden despreciar este hermoso deporte que más que un deporte es una disciplina y por lo tanto requiere intensidad en todo momento.
    Todo esto para poder llegar al objetivo principal y que tenemos en la mente a cada momento, poder gritar esa palabra, que es un festejo que nos traslada y nos hace sentir los mejores, el grito de : Gooollllll!.