El futbol de Bob

Bob Marley le dedicó su vida a la música, al Reggae, al movimiento rasta y a jugar futbol. Como muchos ídolos del balón, Marley provenía de un estrato social bajo, al cual nunca rehuyó y trato de reivindicar a lo largo de sus 36 años de existencia.

Nació el 6 de febrero de 1945, en medio de una Jamaica olvidada y sumida en los conflictos que aquejan a la humanidad. La vida le fue guiando un camino, y él forjando su propio destino alrededor de las notas.

El ídolo rasta comenzó a gestarse a través de la creación de The Wailers, grupo musical que nació en 1966 y que revolucionaría Jamaica, al mismo tiempo en que el máximo representante del movimiento rastafari visitaba la isla. Hailè Selassiè, emperador etíope de 1931 a 1974, le dio el giro a la vida de Marley que tanto estaba pidiendo: la búsqueda de paz, a través de respetar la vida, naturaleza y sociedad.

El año de 1966 resultó crucial más allá de su encuentro con la espiritualidad y anhelo de paz: se jugaba la VIII Copa Mundial, en Inglaterra. Ahí la pasión de Bob encontró un punto sugestivo primordial y con él, la necesidad de visitar ese país.

La música continuó y lo fue llevando por los caminos de la vida. Los éxitos se dejaron sentir y los años que siguieron situaron a The Wailers a nivel mundial. Sin embargo el mapa no los contemplaría en su totalidad hasta su llegada a Inglaterra en 1972. A partir de ahí, Jamaica entera se rindió a sus pies, la comunidad afroamericana lo abrazó y el planeta incorporó al Reggae como un éxito rotundo.

Después de Alemania ’74, nacieron los grandes éxitos de Marley. “I Shot The Sheriff”, “Get Up, Stand Up, Redemption Song” y la inmensa “No Woman No Cry”. En el ’75, luego de haber estado en Norteamérica, regresó a Inglaterra, para presentarse ante los miles de rastafaris que lo seguían; además a finales de ese año volvió a Jamaica, ahora sí, para inmortalizarse.

Un año antes de su nueva gira por Gran Bretaña, colocó en la esfera social y musical un ícono del movimiento Marley/rastafari: “War”. La letra de la canción, una de las más emotivas y significativas, fue extraída del discurso que dio el emperador Selassiè ante la Sociedad de Naciones en 1935 luego de los constantes ataques de Benito Mussolini para derrocarlo.

El futbol de Bob llegó a su clímax en 1977, en Londres. Siempre con el respeto y música por delante, descubrió un vínculo más estrecho con el balompié. Durante un partido (que se los tomaba muy enserio), resultó lesionado, herido de un pie. Negó la ayuda médica, que le sugería la amputación del dedo gordo, y un injerto calmó el dolor, pero a partir de entonces su vida empezó a oscurecer.

Fue en el mundial de Argentina 1978, cuando Bob Marley se identificó con Osvaldo El Pitón Ardiles, su ídolo futbolero. El argentino era un centrocampista de excelentes cualidades, contención y creativo simultáneamente. Una pieza clave del campeonato de Menotti. Bob se reflejaba en Ardiles por su manera de volver el juego individual en una pieza colectiva de arte, según el cantante.

De la lesión pasó a la enfermedad. Al pie gangrenoso se le sumó un agresivo cáncer. Los ritos, creencias y medicamentos no fueron suficientes para contener a las células degenerativas que ganaban espacio en el cantante jamaiquino. Nunca quiso desprenderse de su pierna, ni de su ideología rastafari, su modus vivendi, su forma de ser.

Robert Nesta Marley, máximo exponente de la cultura contemporánea de Jamaica y el más grande y más querido cantante de reggae a nivel mundial, falleció el 11 de mayo de 1981 invadido por el cáncer con un tumor en la cabeza; pero con un legado inmenso, una escuela musical y un mar de polémicas que nunca lograron ensuciar su brillante carrera, su estupenda imaginación y su pasión por el buen futbol.  El balón para Bob, significó lo que su música para sus seguidores.

ELBUENFÚTBOL*
www.elbuenfutbol.com/

Emiliano Castro Sáenz ( emiliano )

Perfíl Futbolsapiens: Emiliano Castro Sáenz
Sígueme en:

Desde la web

  • centli

    El futbol ha dejado de ser un deporte, es otra cosa, no es religión, es un modo de vida y Marley lo sabía.

    • Emiliano Castro Sáenz

      Exacto centli. Totalmente de acuerdo… Marley lo sabía y lo sentía igual.
      Saludos y gracias por comentarnos.

    • tu mama

      BIEN ES LA PURA VERDAD…EL FUTBOL Q LO SIENTE COMO MUCHOS…ES ALGO Q TE ALEGRA Y TE ENTRISTESE….ES LA PURA VIDA….ANIMO RAZA MEXICANA

  • adrian

    excelente columna!!! yo soy seguidor de bob, y del deporte.

    • Emiliano Castro Sáenz

      Gracias adrian… ya somos dos. Un abrazo y reitero el agradecimiento por tu comentario.

  • nunca me habia fijado en esta columna, buenisima

    • Emiliano Castro Sáenz

      Venga eder, siempre hay una primera vez. Gracias por regalarnos un poquito de tu tiempo.
      Un abrazo mano!

  • David Pereira

    Wow!! Que pieza. En serio!! Ojala todos aplicaramos las ideologias del movimiento Rastafari al Fútbol. Estoy seguro que seria mejor!

    • Emiliano Castro Sáenz

      Gracias David. Estoy contigo, ¡claro que sería mejor!
      Un abrazo!

  • rino

    me encanta el reggae esta ligada a mi corriente cultural ( hip hop )
    que buen articulo ehhh la verdad un gran comparativo
    que buenas columnas
    saludos
    pd
    marley debio hacer aunque sea un tema para un mundial
    ya se que no es musica comercial pero debio … no que sus ma%&$das de dady yankee

    • Emiliano Castro Sáenz

      Así es rino, Marley seguirá siendo un grande. No creo que hubiera querido venderse al negocio.
      Un abrazo!

    • Miguel Strummer

      Lastimosamente la ignorancia de mucha gente… que cree que el reggaeton sale del reggae… por favor!!!! el reggae es música del alma.. de paz… y el reggaeton ni música es!!! Grande bob!!!! y buena columna

      • Emiliano Castro Sáenz

        Gracias por leernos Miguel, un abrazo… comparto tu asco hacia el Reggaeton ese.
        Saludos!

  • victor hugo

    Excelente columna!!

    • Emiliano Castro Sáenz

      victor hugo, muchas gracias por leerla!

  • Andrés Sigüenza

    De verdad muy buena la info que aquí proporcionas como la concepción de la vida la percibía este señor y lo mas notable que mezclo sus 2 pasiones mas grandes; su música y su fútbol

    En algún lado leí una anécdota de el que siempre que jugaba fútbol lo hacia con su playera del equipo santos de brasil ya que era un gran aficionado a ese club no se si sea cierta pero el la usaba porque según la historia su sueño fue jugar a lado de Pelé

    Aun así muy buena tu columna de verdad.

    • Emiliano Castro Sáenz

      Así es Andrés… aunque no siempre jugó con esa playera puesta, sí era un ferviente aficionado al Santos y a Pelé, aunque el Pitón Ardiles fue realmente su ídolo.

      Saludos y gracias por tus palabras.

  • mi primer visita futbolsapiens y totalmente complacido con la nota