El futbol inocente

un futbol inocenteA los héroes anónimos que día a día generan sonrisas infantiles. A Emiliano Castro.

“…que canten por esos que no cantarán porque han apagado su voz. Que canten los niños, que alcen la voz. Que hagan al mundo escuchar…”, José Luis Perales

Hace pocos días quise sacar del baúl de los recuerdos una playera del Ajax, equipo del 94, para ponérmela por mero gusto. Al no encontrarla le pregunté a mi madre sobre el paradero de la prenda y respondió de forma categórica: “la vendí”. Antes de plasmar un gesto de enojo, pidió que me sentara para escuchar el porqué de su acción:

“Mira hijo, tú andabas muy ocupado y ni tiempo me dio de decírtelo. Si la vendí fue por una buena causa y lo hice segura de que no te opondrías. Al nieto de una amiga le han detectado cáncer y no tienen dinero. La criatura quería como regalo de reyes una playera de las Chivas y un balón, así que me tomé el atrevimiento”.

¡Cómo carajos me iba a enojar!, por el contrario, le obsequié otras dos playeras para que las venda y apoye económicamente a la familia de este pequeñín. ¿Por qué arrinconar prendas que netamente tienen más un valor material que emocional? Pero como las buenas nuevas no vienen solas, a los pocos días la dueña de mis suspiros decidió hacer labor social con niños autistas y niños que padecen lesiones cerebrales que impiden su desarrollo. Peor aún, entre estos chamacos hay quienes son abandonados a la suerte de la vida porque sus padres los consideraron una aberración o un castigo divino.

Niños y futbolA algunas de estas criaturas se les complica pronunciar palabras tan sencillas como “hola”, “casa”, “mano”; un reto tanto para ellos como para sus educadoras. En una petición de apoyo, la dueña de mis suspiros me hizo ceder horas nalga de domingo futbolero o descanso para acompañarla a ver a sus chiquillos: “tienes que conocerlos, son divinos. Quizá te funcione para una de tus historias”. Así lo hice, así lo hago.

Fue uno de los chamacos el que se ganó toda mi atención. La única palabra que dice sin problema de por medio, misma que repite continuamente para referirse a cualquier cosa, es “gol”. Si quiere ir al baño, avisa con “gol”. Si tiene sed, pide “gol” en lugar de agua. A raíz de una cirugía, le faltó oxígeno y el cerebro sufrió daños irreversibles.

Sin embargo, logra retener su admiración por Cuauhtémoc Blanco; lo identifica en fotos y videos, festeja y se alegra cada vez que lo ve. Para referirse a él también dice “gol”. Ver un balón le genera una felicidad inexplicable, una emoción inocente reflejada en una carretada de aplausos. Identificar a alguien con una camiseta del América para él, en su mágico universo, representa estar cerca del Temo. Así como él debe haber miles en nuestro país y alrededor del mundo.

Estos chamacos se dan por bien servidos con intentar patear un balón, pronunciar el nombre de un jugador o ver los colores de una playera; a la par de que luchan por conservarse en este mundo y dándonos férreas lecciones de vida. En el futbol que ellos ven no hay derrotas ni corajes.

P.D. A esos niños les prometí escribir un cuento y me salieron estas palabras.

Elías Leonardo ( Elías )

Perfíl Futbolsapiens: Elías Leonardo
Sígueme en:

Desde la web

  • Jimmynho

    Esto no se critica, que gusto por ti, Elias 🙂

  • matias

    cosas como estas nos ayudan a ser mejor personas, el observar a los demás luchar es un aliciente para seguir trabajando por un mundo mejor, saludos.

    • Matias, y no solamente observar, sino ser parte de ellos de alguna u otra manera. Un abrazo

  • franciss ortega

    Yo trabajo con niños que tienen necesidades especiales entre ellos autistas y los considero regalos de dios para este mundo; me ENCANTO! esta historia.
    Excelente como todo lo que escribes c=

    PD Creo que les debes un cuento.

    • Franciss, pues vaya a usted mi reconocimiento y admiración por tan digna labor. Ahora, no todo lo que escribo es excelente (a veces me viajo en serio). Un abrazo. Sí, se los pagaré pero en otras vertientes ajenas al futbol

      • franciss ortega

        Eso si, aveces agarra unas ondas medio extrañas pero sigue siendo bueno. Saludos

  • Erick

    Magnifica nota :] ojala todos vieramos el futbol como ellos

  • Regina

    Qué bonita historia!!! 🙂 que bueno que ya le cambiaron a las historias de los jugadores, no estaban mal pero me agradan más este tipo de escritos 🙂 gracias por hacerme recordar que de niña yo también adoraba a Cuauhtémoc, es algo que da pena decir pero es cierto jajajaja… saludos Elías 🙂

    • Regina, quítese la pena. Vieras que a mí también me agradan más este tipo de escritos, aunque a los otros también le parlo con gusto. Un abrazo

  • Daniel_LFS

    “¿Por qué arrinconar prendas que netamente tienen más un valor material que emocional? ”

    Me quedo con esa frase, tiene demasiada razón….

  • Issac MM

    Muy buena, ya hacía falta una historia de EBF como estás, aunque estoy seguro hubiera podido ser todavía mejor

  • Issac, yo también creo que pudo ser mejor pero requiere de una mayor extensión. Un placer saber que te agradan estos textos. Un abrazo

  • Carlos

    Gran historia Elias, cosas tan simples como la sonrisa de un niño con caracteristicas especiales son las que valen la pena y si tienen relacion con el futbol mejor… Saludos, ojala sigas por esta linea…

    • Carlos, reitero: todo es cuestión de abrir los sentidos para percibir la grandeza que el futbol puede obsequiarnos, siendo la mayor grandeza los fragmentos de vida. Un abrazo

  • Alberto

    Desde que pusiste como intro la canción “Que canten los niños”, me tuviste leyendo bien atento hasta el final.

    • Alberto, agradezco que te hayas aguantado hasta el final. Un abrazo

  • Cesar Jacome

    “Last night the wife said oh boy when you’re dead you take nothing with you but your soul… THINK” lo dijo John Lennon y ahora lo resumes tu tambien con lo de “¿Por qué arrinconar prendas que netamente tienen más un valor material que emocional? ”

    Totalmente cierto y gracias por alegrarme el dia con una historia como esta

    • Cesar Jacome, no agradezcas, se hace lo que se puede. Gracias por chutarte mis textos una y otra vez. Un abrazo

  • marco antonio

    Gran historia de vida, gran fichaje el de Barak al contratar a Elías. Qué mágico es el fútbol y esos niños son unos CRACKS.

  • Marco, hasta que alguien no se refiere a un servidor con la palabra “chalán”. Un saludo

  • Lucho

    Excelente escrito, bien por ti. Cosas como esta nos hacen el dia. Personas como el chico de la historia, merecen toda la admiracion y aprecio.

    • Lucho, que bueno que te haya gustado el texto. Así como el chico de la historia hay miles. Un abrazo

  • Irepani

    En verdad me arrancaste una lagrima, pero si son unas buenas letras, a veces la vida tiene ciertos detalles, de los cuales nunca nos percatamos que nos hacen tan felices hasta que nos conmueven….me encanta este espacio por todo lo que representa desde buenos artículos hasta encantadores comentarios.

    • Irepani, la vida diariamente tiene este tipo de fragmentos; todo es cuestión de abrir los sentidos para captarlas. Un abrazo

  • Mis felicitaciones, en dos sentidos: de reconocimiento por la nota y de alegría compartida por la experiencia que Dios te permitió vivir. Un saludo.

    • Ruben, este tipo de textos son los que a menudo escribo en ELBUENFÚTBOL*. Para hacerlos tengo que vivirlos de alguna u otra forma. Con estos chamacos se dio gracias al vínculo con mi pareja. Un abrazo

  • Alfredo Platini

    simplemente bello el futbol no solo es dinero y fama son aveces una causa de vida para muchos ninos la verdad k bonito es ver a un nino k se apasione con su inocencia al futbol simplemente una historia bonita y pone a reflexionar k ai mas alla de este deporte

  • Eliseo del Solar

    Profundamente conmovedor. Y la mayoría de nosotros desperdiciamos nuestra vida en lamentos y preocupaciones. Queda alguna duda de lo privilegiados que somos la gran mayoría?