Ese día el fútbol nos compensó con Hagi

Ese día el fútbol nos compensó con Hagi
Venía retrasando una limpieza general entre las cajas y muebles donde guardo videos, periódicos, revistas. Todo de fútbol.

Este fin de semana por fin me animé… y ni siquiera empecé. Lo primero que salió fue un VHS con el Rumania-Argentina de Estados Unidos ’94. ¡Qué partido! No hubo de otra, tuve que ir por la abandonada videocasetera y me senté a ver el juegazo, me senté a ver a Hagi.

Calorón en Pasadena. Maradona en la tribuna. Raducioiu también. Abajo, en el campo, sin embargo, sobraba fútbol y clase. Redondo, Batistuta, Balbo, Simeone, Ortega; Petrescu, Popescu, Munteanu, Hagi, Dumitrescu.

Argentina, golpeado porque le arrancaron al 10, llegó como tercero del grupo D, atrás de Bulgaria y Nigeria. Los rumanos, medio desconocidos previo al Mundial, tuvieron una primera fase extraña, golearon a Colombia, los goleó Suiza y derrotaron 1-0 a los gringos.

Caniggia tampoco estuvo por lesión. Basile optó entonces por Basualdo y Burrito, éste en su primer partido mundialista como titular. El técnico rumano, ya a estas alturas fuera de mi memoria, era Anghel Iordanescu, que le puso un problemón táctico al Coco. Mucha lucha, mucho físico, mucha presión. Además, Prunea, el portero, paró casi todo lo que le enviaron.

Ese día el fútbol nos compensó con HagiEl arquero argentino, viejo conocido en México, fue Luis Islas, quien se quedó congelado mientras veía caer el primer gol, de tiro libre, de otro que anduvo por estas tierras, Illie Dumitrescu. Batistuta no tardó en empatar gracias al penal concedido por falta de Prodan, un rumano de bajo perfil que de vez en cuando regresa en recuerdos por el sobresalienete Mundial que tuvo.

Y ahí comenzó la magia rumana. Seguramente los mejores momentos que ese país vivió en la historia de las Copas del Mundo.

Dos minutos después del gol de Bati, Hagi construyó un contragolpe a pura inteligencia junto a Dumitrescu, quien finalmente hizo el gol. El ex-americanista y ex-atlantista lo acompañó, le devolvió un pase y entró como avión al área, justo a una velocidad que contrastó con la sutil forma en que puso la pelota en la red. Toquesito de zurda y 2-1 en apenas 18 minutos.

La historia de cada camiseta, recuerdo, hacía pensar que finalmente el marcador se voltearía. Cuando menos eso decía mi lógica a los 11 años. Al medio tiempo Argentina se fue 2-1 abajo, pero era ni más ni menos que el subcampeón del mundo, el campeón anterior, y doble campeón de América. Ese equipo de Basile que estuvo 33 juegos invictos hasta que Asprilla, Valderrama y Valencia los golearon en el Monumental.

El segundo tiempo fue pura insistencia argentina. Por aquí, por allá… y nada. Prunea se quedaba con todos los balones. La Albiceleste dominaba, tenía el balón, pero ahora que se repasa el juego a la distancia, en los rostros rumanos jamás se notó ni un solo gesto de preocupación. Lo ganaban, y sabían, muy en el fondo, que ese resultado no lo cambiaba nadie, ni Maradona.

Y sí, el mundo, así como cualquier futbolero, extrañó al Diego ese día. Yo también. Pero en cambio, el fútbol, siempre justo, siempre amable, nos compensó con Hagi, el Maradona de los Cárpatos, un apodo que ese 3 de julio fue más ironía que otra cosa.

Otro contragolpe. Tras un córner argentino, Dumitrescu arrancó desde campo propio junto a otro compañero que finalmente sólo sirvió para atraer marcadores. Mientras tanto, en la imagen de la televisión, atrás, muy atrás, bien chiquito, en la esquina de la pantalla, un amarillo arrancaba desde su media luna. Dumi condujo, condujo, volteó la mirada, no veía a nadie, siguió con el balón, frenó, retuvo más, amagó, levantó la cara, y puso un balón al espacio más vacío de todo Los Ángeles. Pero estaba calculado, Hagi apareció 80 metros después, de frente al marco, con todo el triunfo en su pierna, y definió como el genio que era. 3-1.

Después entró Medina Bello por Sensini, pero Argentina no pudo revertir nada. Prunea siguió evitando todo. Bueno, excepto un disparo de Cáceres, del que dio rebote y Balbo contrarremató. Ahí se selló el 3-2 final.

Los sueños se festajan más que las realidades, y ese día Rumania le abrió la puerta a uno de esos sueños que hacen filas largas esperando ser soñados. Echó del Mundial a una generación importantísima de futbolistas argentinos y, de paso, construyó la más grande generación de su historia.

Fue uno de los partidazos de aquel ’94, fue la consagración de Hagi, y fue el salto a la fama de otros tantos rumanos que después se regarían por el mundo, incluso en México, donde también llegó Belodedici.

En fin, que dejaremos la limpieza para otra ocasión…

ELBUENFÚTBOL*
http://www.elbuenfutbol.com

Jairo Martínez ( Jairo )

Perfíl Futbolsapiens: Jairo Martínez
Sígueme en:

Desde la web

  • Luis Salinas

    Que grande Hagi, no lo topaba. Bailongo de espaldas a los Argens!

  • CARLOS FIO

    que gran partido, a mis escasos 12 años que tenia en ese entonces, lo recuerdo muy bien, igual que el de Mexico-Bulgaria

    • Carlos Fio, yo tenía 11 y también lo recuerdo. Por suerte grabé muchos partidos de aquel Mundial para seguirlos disfrutando.. Un saludo, gracias por comentar.

  • eduardo orozco barrera

    dicen los que saben que con diego era la mejor seleccion argentina de todos los tiempos…lastima lo que le paso..destruyo a el equipo

    • En todo caso no la destruyó, pero tampoco la ayudó como debía. En ese Mundial Basile puso juntos a Batistuta, Balbo, Caniggia, Maradona, Simeone… Equipazo total. Saludos eduardo, gracias por darte la vuelta por aquí.

  • No recordaba que Dumitrescu vino al América. Sigo creyendo que el mundial de 94 ha sido el mejor.

    • para mi el mejor ha sido el 86, y le sigue el 98

      • No sé, a mí me gustan todos… Pero tienes razón, en el ‘ 98 es quizá donde más figuras se juntaron al mismo tiempo y aun gran nivel. Saludos Chama98

    • Creo que en el América tampoco se acuerdan mucho… Gran Mundial, eso sí. Saludos Kravz.

  • Israel

    Tremendo Hagi! Por algo le decian el Maradona de los Karpatos. Este partido y contra Colombia sus mejores actuaciones en el mundial

    • La clase que tenía! Esa manera de correr, recibir el balón, levantar la cara y ponerla donde quería. Hoy, como también en aquella época, esa calidad de ve poco.

  • Mano!!!!!!!!!!!!!!!!! Que me has tocado. Justo en estos dìas que pensaba mucho en Bulgaria de ese mundial. Sobre todo en Lechtkov y en Hristo.
    Pero me hiciste recordar ese juego.
    Tenìa 14 años.
    Antes, las imàgenes del Argentina Nigeria. La pèrdida de Colombia.
    Y pum, en ese partido Hagi.
    Gracias por este post, vato.

    • Al revés, gracias a ti por comentar. Muy buenos partidos todos esos… aunque éste tuvo algo especial. Saludos costasinmar

  • Eso no es penal! tipico de los argentinos

    • corozcom

      Y los comentaristas hasta pedian expulsion, ademas los goles de Rumania ni los cantaban y los de Argentina parecian que habian ganado el Mundial, pobres Argentinos.

      • Asi es Corozcom… pero bueno, al final ganó esa Rumania increible!!

    • Prefiero quedarme con lo atípico, como el ingenioso futbol de Hagi. Saludos rolando, gracias por comentar.

  • Miguel Castillo Galván

    Yo tenia tan solo 11 años… aún así de ese mundial recuerdo varias cosas:

    esa derrota argentina
    el Mexico 2-0 Irlanda
    el Mexico vs Bulgaria
    El golpe artero de Leonardo a Tab Ramos
    Y obvio Brazil vs Italia y el penal que fallo Baggio

    • Igual yo. Misma edad. Y gran mundo de Larsson, y de Andersson, y de Scifo, y de Bergkamp, y de Klinsmann, y deBebeto… Un saludo Miguel

  • El Jac83

    Que grande era Hagi yo diría que hasta crack tenia todo cerebro, clase y precisión ese Rumania hizo destacar ese Mundial

  • De acuerdo, y además, carácter de líder, de capitán.. Saludos El Jac83, gracias por comentar

  • Mario Cobos

    Muy buen recuerdo, sólo tengo una duda, y en caso una objeción.

    ¿El autor del artículo es sudamericano? la pregunta va enfocada a que con mucha facilidad los mexicanos, somos dados a argentinizar nuestro futbol.

    La palabra Fútbol, se escribe con acento… si fueramos sudamericanos. En México la pronunciación es Fut- Bol, así, sin acentos. Es un error común, y si queremos una independencia y crecimiento de nuestro balompié, sería correcto empezar por el propio nombre del deporte.

    Saludos!

  • Noe C

    Partidazo!!!

    Me quedo con el gol de tiro libre, Sr. GOL!

    yo tenia escasos 6 años y de ese mundial me acuerdo solo del Mexico-Bulgaria y por supuesto la final Brazil – Italia…

    y coincido con el comentario que dice que el mundial del 98 ha sido el mejor de los ultimos tiempos.