La noche triste de “Luzhniki”

Una tragedia desatada por un gol. De haber sabido lo que pasaría, quizás su autor hubiese preferido tirar la pelota para afuera, pero quién se lo iba a imaginar…

El 31 de julio de 1956 se inauguraba en la fría Moscú, a orillas del río Moscova, el estadio Lenin, que desde 1995 se conoce como Luzhniki, en honor al barrio que lo acoge. Una estatua del líder soviético presidía la entrada del recinto, que representaba un símbolo del régimen comunista con el lema: “Nuestro estadio está abierto a todos”. En sus inicios acogía a 102,000 espectadores.

Se inauguró en un partido contra los chinos, en el que la URSS venció por 1-0. Actualmente su capacidad es  84.745 espectadores y en él ejercen su localía el Torpedo FC y el Spartak Moscú. Este último fue uno de los protagonistas de la noche más trágica del deporte soviético.

La década de los ochentas, marcó para siempre el fútbol mundial. En el marco de las semifinales de la Copa UEFA, el Spartak de Moscú recibió ante una temperatura gélida, quizás la más fría que se recuerde desde entonces, al Haarlem FC holandés quien entre sus jugadores contaba con el hoy famoso y Ruud Gullit.

Ese 20 de Octubre de 1982, poco público se atrevió a pasar por el estadio del encuentro, el frío alejó a los aficionados y el Luzhniki registró esa noche, una entrada pobre de apenas 10,000 aficionados. La escasez de público se vio como una oportunidad de ahorrar personal, la policía moscovita decidió habilitar sólo la puerta “este” y dejar una salida lista para cuando terminara el encuentro. Ahí se empezó a gestar la tragedia.

Spartak ganaba por 1-0 sin tantos problemas como podría pensarse, corrían ya los minutos de compensación y la afición, apretada por el frío, ya había abandonado en gran parte las tribunas del estadio. Todo marchaba en paz. Pero vino la jugada que propició la tragedia, pues Sergei Shvetsov convirtió el segundo gol del Spartak ante el júbilo de los pocos espectadores que quedaban.

Un gran número de aficionados que habían dejado ya el estadio querían entrar de nuevo para ver qué había ocurrido. Pero se toparon con el público que abandonaba de forma ordenada el inmueble escoltados por los militares que no les dejaban marchar hacia atrás. Se formó una estampida en la que murieron cientos de personas y aún más resultaron heridas. La cifra oficial de muertos en ese entonces fue de 66, aunque tiempo después se confirmó que el número ascendió a 340, pues una vez entregados los cadáveres a sus familiares, después de 13 días, fue que se supo la cifra real.

Todo se mantuvo con el máximo secreto posible. Se dio un juicio, en el que sólo hubo un cabeza de turco – (Se denomina cabeza de turco a una persona o grupo de ellas a quienes se quieren hacer culpables de algo de lo que no son, sirviendo así de excusa a los fines del inculpador) – que cargó con toda la responsabilidad, aunque la sentencia de 18 meses de trabajos sociales resultó demasiado ligera.

Cabe mencionar que los diarios rusos muy al estilo de la época, decidieron no hacer mucho ruido acerca de la noticia, y a la mañana siguiente del desastre, publicaron que esa noche, en el estadio Luzhniki, se había presentado un incidente en donde algunos aficionados habían salido heridos.

Esta tragedia no se hizo pública hasta 1989. Por varios años no se programaron encuentros durante el mes de octubre en el Luzhniki, para evitar que familiares llevaran flores o fotos de sus deudos. Hoy se les recuerda con un monumento frente al estadio en memoria de las víctimas de la tragedia y en el año 2007 se jugó un partido homenaje en el mismo estadio con las viejas glorias de ambos equipos.

También en 2007, Andrei Oleksin creó una canción para recordar a los muertos del Spartak cuyo estribillo dice así:

“Sangre, sangre roja , el estadio de la sangre.
Sangre, sangre de color rojo , los gritos y gemidos.
Una vez más, me duele el corazón , no creo que sea imposible,
Estábamos en el 20 de octubre”.

Sergio Sánchez ( Sergio )

Perfíl Futbolsapiens: Sergio Sánchez
Sígueme en:

Desde la web

  • Oscar Molina

    No cabe duda, e insisto en lo que habia comentado en una columna anterior, esta sección se está convirtiendo en mi favorita, siempre con historias interesantísimas, y que rompen con la monotonía de la “página de fútbol” tan común hoy en día. Felicidades para la raza del BUENFUTBOL!!

    Una cosa más; de dónde sacan estas historias, o cómo investigan, son muy peculiares estas historias!!

    • Sergio Sánchez

      Oscar que tal!!!

      El fútbol está ligado con muchos sucesos históricos en el mundo, pues además de deportivo, es un fenómeno social, cultural y hasta político. Hay un montón de historias, sólo hay que buscarlas y hasta suponer que existen, y a partir de ahí conocerlas y compartirlas, claro está.

      Gracias por leernos, un abrazo!
      Chau!!!