ELBUENFÚTBOL* | Los colores del alma
ELBUENFÚTBOL* | Los colores del alma

Al camarada que se reencontró con la pasión.

Está hecho una furia. Ha convertido la recámara en un museo del tiradero, en un teatro donde interpreta un monólogo de gritos dedicado a la ira. Busca como loco su playera roja, la tan amada playera roja. Sea en el estadio o a través del televisor no deja de apoyar al equipo, siempre portando la prenda colorada. Recargada en la puerta, contemplando con ternura al energúmeno, su esposa le pide que se calme porque quiere vivir con él un momento especial.

-Hoy te acompañaré al estadio. Y para eso también te tengo una sorpresa.

-¡¿Es en serio que quieres ir conmigo?! Espérame tantito, no encuentro mi playera roja.

-Ni la encontrarás, la tiré.

-¡¿Qué?! ¿Que hiciste qué?

-Tranquilízate. Ven.

Se dirigen a la sala. Irritado, alterado por lo que ha escuchado, él se sienta en uno de los sillones y trata de relajarse frotándose las manos tensas sobre el pantalón. Ella se le acerca y le entrega una caja con envoltura de regalo: “ábrela”. Entre jalones y mordidas, torpe para usar las manos con calma, la abre. Es una playera del equipo, una playera con el color auténtico del club de sus amores, verde.

-Gracias, cariño. Pero, pero mi camiseta roja…

-Ya no la necesitas. Es momento que uses el verdadero color. Anda, póntela y vámonos para llegar a tiempo.

Se la pone. Muy extraño, alguien raro, así se asume al enfundarse en la camiseta verde. Más atónito queda cuando ve que su amada también porta una playera del mismo color, del mismo equipo. “Te ves muy bien” | “Tú también”.

Lee también   El futbol inocente

Partieron hacia el estadio. Instalados en las tribunas, ella le taparía los ojos con la delicadeza de sus dedos, le preguntaría si estaba preparado. Sin saber para qué, él respondió que sí. Cuando quitó los dedos y él vio cientos de banderas verdes, cientos de playeras verdes y once hombres saltando a la cancha vestidos de verde, rompió en llanto. La abrazó fuertemente, tal como cuando lo hizo por primera vez. Era la primera ocasión en que ella iba a un estadio con él, era la primera ocasión en que él usaba una playera verde, no roja.

Desde chico él amó a su equipo, una devoción construida a partir del oído. La ceguera derivada de un accidente le impidió crecer viendo a sus ídolos, pero los edificó a partir de lo que escuchaba e imaginaba. Como cualquier persona sufría las derrotas, gozaba las victorias. No tuvo ojos cómplices para atestiguar hazañas y caídas, pero en cambio tuvo alma para sentirlas.

Con la noticia de que podía recuperar la vista sometiéndose a una cirugía, el miedo se engendró en su persona. “Puede fallar, puede que no funcione la operación”, pensaba. Ya no era un niño, sino un adulto con el temor de padecer una gran desilusión. Venciendo al pánico, motivado por ver al mundo y sobre todo al equipo de sus amores, entró al quirófano.

Le devolvieron la vida. Se dio cuenta de semejante resurrección cuando sus ojos se postraron en dos detalles que le pusieron la sangre caliente: una playera roja y una mujer. Lo primero que vio fue a un chiquillo durmiendo en la sala de espera del hospital, un chiquillo envuelto en una camiseta colorada. Fue tal el impacto de dicha escena que en agradecimiento al instante se prometió usar el rojo cuando de futbol se tratara, aunque su equipo jugara de verde.

Lee también   Se la pasan chido

Salió del nosocomio con el deseo de compartir a los mil vientos que veía, que era el hombre más dichoso del planeta. Tuvo que contenerse cuando sus ojos se cruzaron con la mirada de una chica que le preguntó la hora. “No uso reloj” | “Bueno, gracias” | “¡Eres bellísima!” | “Ah, órale”.

A partir de ese “órale” comenzarían la historia que, por ahora, continúa con un abrazo, con dos llantos alegres fundidos en las tribunas de un estadio, de un universo nuevo pintado de verde. Así como lo hizo desde chico, él mantiene intacta su vista original: sigue viendo con el alma.

www.elbuenfutbol.com

  • MCorleon

    Muy bueno, de las mejores secciones de FS, vale la pena la espera.

  • Como siempre GRANDE Elias! Tus relatos siempre me ponen la piel chinita y los ojos llorosos!

    • Gracias por la flor, pero el agradecido es uno con ustedes por continuar acá leyéndonos. Saludos.

  • FCBuchiha

    Muy buen relato, sin duda historias que relacionan la vida con el deporte. Salu2.

    • No están peleados uno con el otro y pueden compaginarse bien. Saludos de retache.

  • Chrisrian

    Es un verdadero placer leerte. No sé como expresar el derroche de sentimientos que ocasionas. Gracias! Grande, como siempre!

    • No hace falta que lo expreses, mucho haces con comentar y chutarte los textos. Un abrazo.

  • Diego

    Oye, gracias Elías. Tengo un hermano con la vista al 50 % y es el mejor jugador que he visto en mi vida porque también ve con el alma; ¡me movió mucho tu relato!

    • Gracias por compartir. Es aquí cuando el fucho, a través de la palabra escrita, cobra sentido. Un abrazo a tu hermano, otro para ti.

  • César Jácome

    Buen Elías que decirte que no se haya dicho antes. Corto pero emotivo y directo a las emociones me parece que progresas con cada escrito.
    Un abrazo

    • Hace rato no te leía por acá. Mi estimado, gracias por su constante fidelidad. Abrazo de retache.

  • Syd Barrett

    No ma Leo, hasta se me salieron las de cocodrilo jajaja, saludos y gracias por tus columnas.

    • ¿Otra vez con la lágrima? Ya rólame la cuenta de los kleenex. Un abrazo.

  • Edgar L.

    Han empezado las temporadas de fut, y aun así seguía extrañando esta sección, valió la pena la espera con esa historia que contaste. Digna de usar, al ver con el alma todo lo que nos rodea.

    Un abrazo y saludos, estimado Elías.

    • Sé que me había tardado en publicar, pero no por ello lo tenía olvidado. Gracias por la espera y la percepción. Un abrazo.

  • sebastian para servirles

    No se necesita un SPA para relajar el cuerpo, la mente etc. Sino un poco de lectura y mas con esos párrafos que construyes para la comunidad FS.

    Muchas Gracias!

    • No sé si sea para tanto, pero gracias por darte el tiempo de echar ojo por estos lares. Saludos.

  • Don Camaron

    Exelente , No se ni que comentar , Muy buena historia.

  • Cada relato, sentimiento y anécdota que relatas sólo incrementa mi admiración por tu prosa y un profundo respeto hacia ese talento. Un abrazo Elías y mi sincera felicitación por los maravillosos minutos que he dedicado a la lectura de tus textos.

    • Ingrid, tú siempre tan cortés y fiel. Reitero mi agradecimiento, así como la insistencia en referir que tú no cantas mal las rancheras. Un abrazo.

  • JorgeUr

    Elías, excelente columna…
    Me hiciste revivir un partido en el Jalisco entre los Leones Negros y los Indios de Cd Juárez… Sólo había 2 personas con playera de Indios en la preferente oriente, un señor grande que solo veía al suelo y su hijo que le estaba narrando lo que pasaba en el partido, al final el señor ayudado por su hijo y las butacas del estadio salió entre aplausos…

  • POTOSINO

    A mi no me gusto tanto, ya te he dicho que el problema contigo es que en muchas ocaciones dejas el listón muy alto y en relatos como éste como que me quedas a deber, igual sigues siendo de lo mejor en FS.

    Un saludo

    • Mi buen Potosino, ¿qué sería de mí sin ti? Sabes que valoro y agradezco tus opiniones, así sean cuando me pones en mi lugar. Digo, de eso se trata. Dicho lo anterior, igual y me redimo para la siguiente. Un fuerte abrazo.

  • El Amo Del Perreo

    Nada más de imaginarme la escena de la entrada al estadio me emocioné chingao!

  • Edwardpop

    Aunque es muy diferente, me hizo recordar aquel comercial del clásico del niño ciego y su papá donde un aficionado del América le dice fue gol de Chivas

    • eder

      Cierto, la primera vez que lo vi casi em hace llorar, muy emotivo. Excelente lectura!!!!

      • mike_tiburon

        Ahí tienen al hincha ciego de San Lorenzo o al de Vélez

  • ratm_ncx

    pinche Elías, ¡¡¡¡ahora si me hiciste llorar canijo!!!! no tengo mas palabras, hermoso relato, enhorabuena, tu siempre siendo lo mejor de lo mejor.

  • Leyvantonio

    Por secciones como la tuya, hacen de futbolsapiens un sitio sin limites! Enorme Elías!