Un auténtico tigre de garra

Mi hijo no sabe leer ni escribir; es por mi culpa. Tampoco juega con carritos o se divierte con niños de su edad; es por mi culpa. Desde que su madre nos abandonó –hace ya tres años- me he enfocado en hablarle mal de ella, así como a quejarme del mísero salario que me pagan en la fábrica y que no alcanza para darle aunque sea un poco de dignidad para su desarrollo. El chamaco no hace más que escucharme y callar. Me desespero con su silencio, su indiferencia; quisiera que no fuera así. En realidad me desespero conmigo mismo.

Salgo desde temprano para irme a la chamba y mi hermana Maribel hace favor de cuidármelo hasta la noche, hora en la que regreso a casa. Ella siempre me dice que el chamaco se la pasó dando lata todo el día, que no para de dar guerra. Me cuenta que se sube a la azotea vestido de Superman para saber qué se siente volar. Agradezco las historias de mi hermana, pero sabemos que no es así. Su silla de ruedas se lo impide. Por mi culpa.

Cada noche que paso frente a la botica de Don Beto me detengo a ver los juguetes exhibidos al otro lado del cristal. Hay unos soldaditos verdes y no muy caros que quisiera comprarle a mi hijo, pero al tocarme los bolsillos del pantalón siento las pocas monedas que son para comprar sus papillas. Un par de ocasiones he abierto mi caja de herramientas con ganas de sacar la llave de perico y romper ese maldito cristal.

En la navidad pasada mis compas hicieron una vaquita y le compraron un bonito uniforme de los Tigres, un balón y unos zapatos de seis tachones. La playera está requete chula y tiene el nombre del único ser capaz de arrancarle una sonrisa a mi niño: Lucas Lobos. Cada vez que lo ve en la tele, o lo escucha nombrar, su carita de ángel brilla y brilla: con una sonrisa de por medio. He querido llevarlo al estadio para que vea a Lobos, a sus Tigres, pero nomás la lana no me alcanza.

Cada noche que lo miro dormir rompo en llanto. Me condeno y me culpo de que esté así. Jamás quise escuchar a su madre, jamás quise escuchar a nadie. Bebí y me drogué hasta más no poder; la parranda era la parranda. Retumban en mis pesadillas las súplicas de mi ex mujer: “ya no me hagas beber, carajo, ya no. Entiende que estoy embarazada”. No aguantó más y decidió irse antes de soportar más dolor. Vecinos me dicen que cuando no estoy viene a visitar al niño, y hasta es ella quien se encarga de darle de comer. Mi hermana es su cómplice y no se atreve a decírmelo por miedo a que me desquite con el niño. Seré una mierda, pero nunca me desquitaría con él. De hecho, hago tiempo antes de llegar a casa para que mi hijo conviva más tiempo con su madre. ¡Claro que lo sé!

Esta noche es distinta, mágica diría yo. Incluso me atrevería a dejar de lado mi ateísmo disfrazado en odio a Dios y decir que es un milagro. Mi hijo, mi niño con su parálisis cerebral me recibe contento sentadito en su silla de ruedas. “Pa-pá”. Con todo el esfuerzo que implica para él, extiende sus brazos para que lo abrace. En su manita derecha trae dos papeles. Aviento la caja de herramientas y corro hacia él para abrazarlo y pedirle que me perdone. De sus ojos se desprende una lágrima y con una sonrisa angelical, tan llena de inocencia, repite de nuevo “pa-pá”. Mi hermana contempla emocionada la escena y disimulo no haber visto que mi ex mujer sale huyendo por la puerta. “Pa-pá”. Mi hijo me presume los dos papeles que tiene en su manita. ¡Son boletos para el Tigres-Monterrey de mañana!

Mi niño quiere estar listo desde ahorita y le pongo su uniforme, su playera de Lobos. Mientras duerme ese tigre de garra que es mi hijo -y ya abusando de milagros- pido que en sus sueños grite el gol de Lucas Lobos hasta que se canse.

*Relato dedicado a un tigre muy especial…

ELBUENFÚTBOL*

www.elbuenfutbol.com

Elías Leonardo ( Elías )

Perfíl Futbolsapiens: Elías Leonardo
Sígueme en:

Desde la web

  • Impresionante…se me puso la piel chinita.

    • Daniel, resulta grato saber que el futbol aún logra sensibilidades ajenas a la cancha. Un abrazo

  • Alex

    ME encantaría ver la foto del niño en el estadio. NO soy tigre ni Rayado, Soy Toluqueño, pero estas cosas son admirables por las cuales me encantaría ayudar!.

    • Alex, mucho ayudas si pules ojo y oído en rincones donde acontecen este tipo de historias. Un abrazo

  • Regina

    Por qué lo hacen llorar a uno de esa forma a estas horas??… no inventes Elías me pusiste la piel bien chinita, muchísimas felicidades!!!… que bella historia!!!!! =D saludos!!!!

    • Regina, esa no era mi intención pero bienvenido sea tu sentir. Así como esta historia, hay muchísimas detrás de cada pared. Un abrazo

  • Johnny Garcia

    Soy Tigre de corazon…..y por cosas como esta, no me canso de apoyar , no me importa que falten 50 años para ser campeon, esta aficion es UNICA, ojala y este pensamiento lo leyeran los jugadores, cuerpo tecnico y directiva, ser TIGRE es MAS que ser campeon, SER TIGRE es una RELIGION….

    • Johhny, no sé si Tigres sea una religión, pero valoro tu devoción como aficionado a tu equipo. Ahora, ¿realmente crees que a directivos, técnicos y jugadores leerían o percibirían este tipo de historias?, afortunadamente todavía existimos los aficionados al futbol. Un abrazo

  • SEH

    Nunca falta un pendejo (warrior25) como el de aqui arriba

    • ALFONSO GARCIA

      de hecho! que lastima que existan personas tan ignorantes y burdas.

  • Nunca he visto a mi equipo campeon. No me importa soy tigre de corazon

    • Chama98, dicen por ahí que “la esperanza muere al último”. Un abrazo

  • David Rangel

    Muy conmovedor de esas historias que inspiran y que el futbol mueve mundos para hacer “milagros”

    • David, tu nombre me suena: ¿acaso eres el mismo que jugó en Toluca bajo el mando de Meza? Como sea, tienes razón: el futbol hace “milagro”, siendo el primero su existencia. Un abrazo

  • Marinno RL

    a la madre cabron!!!! pinche elías, me hiciste llorar!!! que buena historia chingao!!!!! pocas veces lloro, y esta es de esas pocas….

    felicidades y sigue asi…. quiero escribir como tu!!!

    • Marinno, ¡¿ya así nos llevamos?! Piensa bien lo que dices: ya ves las tundas que me acomodan en Sapiens por escribir. Y ya no llore, salga a conocer las historias de futbol que la calle nos ofrece. Un abrazo

  • damian

    cuantas historias como existen en el mundo…gracias al futbol podemos olvidarnos de estos y peores problemas..buena historia…

    • Damián, un sinfín de experiencias acontecen en cada rincón del mundo. Sólo es cuestión de identificarlas, vivirlas y entregarse a ellas. Un abrazo

  • marco antonio

    ES UNA PENA LO IMBÉCIL QUE FUE EL PADRE, PERO ES MARAVILLOSO QUE EL NIÑO NO LE GUARDE RENCOR Y SEA UN APASIONADO AL FÚTBOL Y LOS TIGRES. EXCELENTE HISTORIA.

    • Marco Antonio, no juzgo al padre. Sin embargo, ¡cuántas inocencias no padecen los mismos estragos!, que en ocasiones poco nos importan (tristemente). Un abrazo

  • Paco

    se me salieron las lagrimas… buen relato… ojala podamos conocer a ese angelito… y ver su carita en el estadio… saludos !

    • Paco, no llores. Este angelito puedes conocerlo saliendo de tu casa y entablando conversaciones con el de la basura, el barrendero, el chofer; seguro hay alguien que tiene algo que contar. Un abrazo

  • Abel

    sin duda todos cometemos errore por eso digo que no somos nadie para jusgar. Que buena hitoria Neta que yore asta mokear y si de alguna forma se puede ayudar cuenta con migo!!!!

    • Abel, gracias por leerla y límpiate los mocos. Un reflejo de estas historias puede dimensionarse con lo acontecido recientemente en Japón… Un abrazo

  • Edith

    Dijo Abel, a mi también se me salieron hasta los mocos de tanto llorar =(, me puse chinita…

  • Jesús Gallardo

    Y todo para que terminara 0-0, pero me imagino que al campeon poco le importo el resultado, de pensar que los jugadores salen con su: “dimos todo en la cancha” “asi es el futbol” ojala leyeran esto para que vean lo que es luchar por la vida.

    • Jesús, el futbol tiene matices y realidad que en ocasiones no están en la cancha. Reitero, es cosa de pulir ojos y oídos. Un abrazo

  • Juar

    No es tan creible la historia:
    *Para empezar nadie pero nadie aca en Monterrey le llamamos “Botica” a una posible farmacia y/o tienda de la esquina.

    *Conseguir un boleto, y ya no digo 2, es toda una proesa tuvo que desebolsar la señora unos $2,o00 pesos y en las “condiciones tan precarias” ese dinero seria destinado a otra cosa.

    *De ser cierto, ya hubiera salido un reportaje acerca de eso en Las Noticas, o TvAzteca o con Don Robert.

    • Juar, por algo es una ficción ¿no crees? Ahora, a los aficionados de equipos no necesariamente se les conoce en la región donde juega su club. Por último, en ocasiones gastar en un boleto es más de lo que puedes imaginar. Un saludo

    • marco

      Compa, soy del Norte de Tamaulipas, voy cada torneo a ver a mi equipo cuando visita el Volcan y en menor ocasiones el Tec, es un dato irrelevante lo del precio, y aparte mentira, y no importa cuanto valga un boleto para un aficionado vale la pena todo, para mi valio la pena la primera vez que fui a mi estadio viajar mas de 20 horas y estar en el DF aprox 5 horas y tomar otras 20 de camino de regreso para ver a mmi equipo en mi estadio, un sueno de nino que cumpli, yo no puedo presumir de mucho, pero de hay algo que siempre hago, y es portar la playera de mi club despues de una derrota y mas aun cuando es dolorosa. No ensucies este espacio con tus comentarios por favor,

  • Gracias por el relato.

  • dhannyelh

    Hishistorias asi existen..pfff acepto que se me salieronunas lagrimitas jeje, existe aficionados que siententen los colores hasta en los huesos, lastima que aveces los jugadores no, no los culpo son profecionales y tal vez aman mas al fut que a un club, pero minimo deberian sentirse comprometidos hahaha ya escribi mucho y la mayoria ni tiene que ver con el relato hahahaha excelente felicidades hicistye llorar a mas de uno hahha

    • Dhannyelh, así como los personajes de esta historia hay un sinfín en la realidad misma. Un abrazo

  • Pedro sv

    no mms no me importa si es verdad o mentira estha historia pero
    me saco unas lagrimas mi piel chinitha aiiii historias de mushos
    niños o familias en esthas situacione los niños simplementhe
    oiiir a su jugador estrellla les da una alegriiiia pero esos niños especiales
    sooon los cke desde la cuna nacen tigres iii mis respetos para ese padre
    cke pues realmenthe la cagoooo mashin pero le viiiio la alegria
    mas grande a uuu hijo0o =)

  • franciss ortega

    Que bonita, excelente historia. He de admitir que lloré, gracias Elías. ¡El futbol es un MUNDO!

    • Franciss, más bien el futbol son muchos mundos, pero hemos caído en cegarnos para no contemplarlos. Gracias a ti, pues eres de los pocos Sapiens que desde un principio me otorgó el beneficio de la duda en este espacio y hasta la fecha continúas leyéndome. Un abrazo

  • ruben

    que si la historia es cierta o no que si le vas a tigres o no yo creo que a los aficionados de corazón de cualquier equipo nos gustaría saber de historias como esta

    • Ruben, bien bajado ese balón. Aquí mismo escribí una historia sobre Casarín y el Atlante y lo que menos impacto causó fue precisamente el color de la playera, sino más bien el fondo. Un saludo

  • Issac MM

    muy buena y fuerte historia

  • vensabio a. guajardo

    ese niño es un verdadero Tigre, no es de esos que se acomodan con el equipo por moda.Los Tigres no se rinden y estan en pie de guerra, Esto es Tigres.

    • Vensabio, desconozco sí así sean todos los Tigres, pero hay sus excepciones. Un saludo

  • Ficcion, Realidad, Leyenda Urbana…que importa? Hay miles de historias asi o peores ahi afuera…pero el hecho de que la hayan acoplado a mi deporte favorito, y al equipo de mis amores, no tiene precio! Me conmovio realmente porque se que hay muchas personas asi. Yo aun no soy padre pero espero pronto serlo y tambien heredarle a mis hijos el cariño (sin desbordamientos) a mis Tigres. Y no me importa que empiecen a decir que tantos años sin ser campeon….Ser Tigre y convivir en el estadio con toda esa gente apoyando, es In-Cre-I-Ble! Excelente relato!

    • Kero, gracias por leernos y plasmarnos parte de tu pasión futbolera. Un abrazo

  • Jesus Salazar

    No se cuantas veces se habra contado esa historia pero siempre va conmover a los bien nacidos, me identifico mas pq tengo una hermosa sobrina especial y pq soy de Tigres pero de seguro se repite muchas veces con cualquier camiseta, debe ser lindo tambien a los jugadores porvocar esa sensacion de vida cuando se dan cuenta de ello y salen de su burbuja un poco.

    • Jesús, pues gracias por compartir la experiencia de contar con una sobrina especial. Gracias por leernos. Un abrazo

  • Gerardo

    Sabia que la pagina de futbolsapiens era de lo mejor, pero honestamente desconcia que tambien supieran tocar fibras tan sensibles, afortunadamente la historia tiene algo de ficción, pero lo real es el amor por el equipo universitario…..Elias y todo el equipo : FELICIDADES

    • Gerardo, mira que yo no amo al equipo universitario pero sí al futbol. El balón tiene toda una vida, es cuestión de captar sus fragmentos. Un abrazo

  • martha garza

    pudo ser de kualkier ekipo …….pero no hay k negar k nos hizo iorar!!….

  • jaasoon alaaniiz

    buenisimaa historiaa me isoo llorar por esoo el futbol es tan MARAVILLOSO¡¡

  • ovando

    Que buena historia, no llore porque estoy en la chamba

  • Eliseo del Solar

    Excelente, muy emotivo. Felicidades !!

  • Luis Caballero

    muy buena narrativa no me canso de recomendarla a aquellos que piensan que el fútbol es sólo lo que se ve en la cancha por que historias como está hay muchísmas más en cada partido. Saludos