BRA 0-0 HOL | Triste decepción

Brasil iguala con Holanda

Contrario a lo que se esperaba y a la expectativa altísima, en Goiânia el futbol de Brasil y Holanda amargó la fiesta de las tribunas. Y a pesar de que los anfitriones no terminaron completos, de que el público reclamó algunos penales y de que el arquero Tim Krul fue figura (en un par de ocasiones), no hubo mucho más que resaltar.

  • 0Brasil
  • 0Holanda
Canarinha: Júlio César; Lúcio, Silva, Alves, Santos (Adriano, 80’); Elano (Lucas, 64’), Lucas Leiva (Sandro, 64’), Ramires; Robinho (Elias, 74’), Neymar, Fred (Leandro Damião, 75’). DT Mano Menezes


Oranje: Krul; Heitinga, Mathijsen, Pieters, Van der Wiel (Boulahrouz, 84’); De Jong (Maduro, 64’), Strootman (Schaars, 74’), Afellay; Robben, Kuyt (Elia, 63’), Van Persie (Huntelaar, 63’). DT Bert Van Marwijk
Árbitro: Carlos Amarilla (Paraguay). Expulsó por doble amarilla a Ramires (78’)
Incidencias: Estádio do Governo do Estado de Goiás (Serra Dourada)

De toda la algarabía previa vino la transformación a los silbidos del final. Perfecto resumen de un juego que para efectos de espectáculo debió obviarse, pero que funciona al final de cuentas en las aspiraciones de preparación en cada uno de las selecciones.

En la cancha Brasil paró un cuadro en apariencia ofensivo. Con tres medios -solo uno de contención- y tres delanteros. Con Alves como punta de lanza de salida por derecha y un André Santos prometedor. Y del otro lado, algo similar. Van Marwijk mandó a Afellay y Strootman para crear algo de juego y a De Jong para quebrar brasileños. Adelante, se suponía ataque rápido y eficaz: Robben, Kuyt y Van Persie.

Pero en lugar de generar futbol, se fueron guardando la pelota. Entre mucha atención al rival y poco entendimiento lucieron a medias algunos elementos como Neymar, Robinho, Elano o Robben. Y de algunas combinaciones brasileiras, que anhelaban el Jogo Bonito, se erigió la figura de la noche parda. El portero Krul se aventó un par de ocasiones para confirmar su titularidad en el arco de la Oranje.

Después, en el desarrollo y desenlace del juego vino la calma, la violencia y la pausa. Los cambios generaron menos intensidad, menos lujo y más cerrazón. Siguió la etapa de faltas y se acabó. En la agenda se le viene a Brasil un juego duro contra Rumania antes de la Copa América y a Holanda un enfrentamiento contra Uruguay y otro más, también amistoso pero hasta agosto, ante Inglaterra antes de volver a eliminatorias en septiembre.

Emiliano Castro Sáenz ( emiliano )

Perfíl Futbolsapiens: Emiliano Castro Sáenz
Sígueme en:

Desde la web