FMF | Aguirre: ilusión y decepción

FOTO MEXSPORT

Javier Aguirre llegó en abril de 2009, como el salvador de la Selección Mexicana de futbol, abonó ilusiones de una nueva historia y 13 meses después se fue derrotado, sin cambiar nada en las páginas del Tricolor.

Este segundo arribo a la dirección técnica fue similar al primero, rescatar a la Selección de una inminente eliminación mundialista, aquella vez para Corea/Japón 2002 y esta última para Sudáfrica 2010.

En ambas consiguió el boleto y después de esta segunda, fue tan halagada su labor que la propia Federación Mexicana de Futbol (FMF) lo postuló al Premio Nacional del Deporte 2009 y obviamente no ganó.

En medio de la eliminatoria, el Vasco Aguirre llevó al Tricolor a la Copa Oro de la Concacaf, donde su labor inicial sobresalió por darle una patada a un jugador panameño y se ganó una suspensión de tres partidos.

Y lo mejor de su trabajo, se plasmó en la final del torneo al dar una goliza de 5-0 a la representación de los Estados Unidos, la cual no podía ganar el Tricolor en su casa, desde hacía más de diez años.

Si bien su arranque fue con derrota de 0-1 ante la local representación de El Salvador, Aguirre logró el clímax de la ronda eliminatoria en aquel triunfo por 3-0 de visita, ante la bien enrachada selección de Costa Rica.

Ya con el boleto mundialista, Javier y federativos planearon la preparación más completa y ambiciosa que haya registrado una Selección y la desarrollaron a cabalidad.

Nombres de selecciones de Bolivia, Nueva Zelanda, Corea, Islandia, Ecuador, Angola y Chile, integraron la primera parte de la lista de sparrings hacia el Mundial.

Tras cumplir un año en el cargo y conocer el potencial de su equipo, Javier se atrevió a decir: “tengo a la mejor generación de futbolistas que ha habido nunca”.

Y sus razones eran Giovani Dos Santos, Carlos Vela, Efraín Juárez y Héctor Moreno, campeones del mundo Sub-17, tras derrotar a Brasil por 3-0, en el 2005.

“No hay cuentos, muchos de ellos son distintos, no se arrugaron al jugar contra Brasil, no les tiembla el pulso ni las patitas”, dijo.

Además, el capitán Rafael Márquez (Barcelona), Carlos Salcido (PSV Eindhoven), Ricardo Osorio (Stuttgart), Andrés Guardado (Deportivo La Coruña), Guillermo Franco (West Ham United) y Javier Hernández (recién contratado por el Manchester United).

Todos ellos y demás integrantes del plantel fueron razones suficientes para expresar: “es una generación buena, por eso digo que este equipo está para hacer historia (en el Mundial). Está en nuestras manos y no hay nada, ni nada externo que lo impida, sólo los franceses, uruguayo y sudafricanos”.

El técnico continuó con su convencimiento de que “vamos a hacer algo verdaderamente histórico” en la Copa del Mundo Sudáfrica 2010. “Creo fervientemente y ese es mi compromiso”.

Después viajó con el equipo a Europa a desarrollar la última etapa de preparación, perdió 1-3 ante Inglaterra y 1-2 frente a Holanda, con matices de falta de contundencia, porque el equipo generó varias oportunidades de gol.

Luego el respiro ante el modesto Gambia al que derrotó 5-1 y luego el sonado triunfo sobre el campeón Italia por 2-1, pero los azzurri sólo exhibieron el mal momento en que llegaban al Mundial, porque pronto se regresaron a casa.

Por fin llegó el momento crucial para Aguirre y sus muchachos, la inauguración de la Copa del Mundo y apenas igualó 1-1, ante los Bafana Bafana, luego derrotó 2-0 a una desintegrada representación de Francia y cayó 0-1 frente a Uruguay.

Así combinó los resultados de la primera fase para clasificar a octavos de final y enfrentar a Argentina, para reeditar esta misma fase de la Copa del Mundo Alemania 2006, en la que los pamperos ganaron en tiempo extra mediante golazo de Maxi Rodríguez.

Empezó a rodar el balón y los argentinos se fueron adelante, vía una acción en fuera de lugar que el árbitro italiano Roberto Rosetti, uno de los mejores en la actualidad y en ese momento, no marcó.

Después Ricardo Osorio regaló el balón que determinó el 0-2 y los albicelestes terminaron llevándose el pase a cuartos de final por marcador de 3-1.

“Al final de la jornada hay cosas que hice mal”, declaró Javier Aguirre tras la eliminación y unas de tantas fue haber mantenido a Guille Franco como titular, haber puesto de inicio a Adolfo Bautista ante los argentinos y no haber tenido un once definido.

Pero además algo más importante: “no pude cambiar el curso de la historia, me faltó algo, convencer a los jugadores de mantener el ritmo durante los 90 minutos”.

Se acabó, se esfumaron las ilusiones de una nueva historia, de jugar el tan “obsesionado” quinto partido en una Copa del Mundo.

[Notimex]

Redacción ( Redacción )

Perfíl Futbolsapiens: Redacción
Sígueme en:

Desde la web