ATL 2-0 PUE | Con muuuuy poco

MEXSPORT/ROBERTO FERNANDEZ

Tanto Potros como Camoteros mostraron muy poca visión y mucho menos futbol en su partido de la jornada 4 en el estadio Andrés Quintana Roo. Muchos pases imprecisos, balonazos al aire por todos lados, jugadas de peligro que terminaban en nada y los dos porteros prácticamente no jugaron. Tan pobre fue el nivel mostrado, que los goles del Atlante cayeron por errores infantiles de la defensa del Puebla más que por mérito del ataque azulgrana.

  • 2 Atlante
  • 0 Puebla
Potros: Muñoz; Navarro, Ordaz (Guadarrama 62’), Venegas, Mármol (Diego 69’); Solís, Guerrero, Bermúdez; Manco, Maldonado (Ortiz 66’), Alfaro. DT Miguel Herrera


Camoteros: Álvarez; Ortiz, Corona (Martínez 73’), Acosta, Rincón; Ayala (Castillo 73’), Jiménez, González, Salinas (Cuevas 83’); Lugo, Pereyra. DT José Luis Trejo
Goles: 1-0 Corona (a.g. 39’), 2-0 Bermúdez 88′
Árbitro: Marco Antonio Rodríguez. Expulsó a Hernández (33’).
Incidencias: Jornada 4 del Clausura 2011, realizada en el Estadio Andrés Quintana Roo, de Cancún.

El primer tiempo, todo mal. Desde la narración del juego (“un fuerte abrazo a la ciudad de Los Ángeles de Puebla” decía el comentarista), pasando por defensas poblanos que se cayeron cuando intentaban despejar, delanteros azulgranas que perdieron balones mientras conducían, patadas que volaban sin encontrar el balón, etc. Faltaban dos cosas para cerrar dignamente tan triste espectáculo: al 33′ el Chícharo González decidió que no quería formar parte de tan lamentable acto y se hizo expulsar con una patada a un ex compañero del Atlante. Y ya para coronar tanta vergüenza, fue precisamente Yasser Corona quien se ‘lució’ con un autogol que demostró toda su falta de técnica al alejar un balón. Un rídiculo total.

Para evitar una pena mayor, tanto Herrera como Trejo decidieron que para el segundo tiempo no intentarían nada más, por lo que así se mantuvieron hasta el minuto 88, en que el Mostro Álvarez también se hizo presente escupiendo un balón dentro de su área para que el Hobbit Bermúdez sólo lo empujara a la red, incluso por debajo de las piernas del portero. Más pena ajena.

Ya no hubo más porque ninguno de los dos tenía para darlo. Los dos lucieron todas sus carencias.


[Por: Daniel Serrano]

Redacción ( Redacción )

Perfíl Futbolsapiens: Redacción
Sígueme en:

Desde la web