No debió ser el partido…

Me parece que no debió ser este el partido, sin embargo mereció perderlo a final de cuentas. Creo que ayer domingo el América no jugó para perderlo durante “casi” todo el tiempo y sin embargo así lo hizo. Quizás no debió ser este el partido, hubo uno que otro en esta racha de siete años, donde no jugaba a nada y sin embargo sacaba el resultado. Cruz Azul por ejemplo, no jugó tan bien como se esperaba ni como lo había hecho en otros clásicos de esta racha donde merecía mucho más que un empate o que la derrota en algunos casos. Sin embargo cuando uno trata de entender el fútbol, se encuentra con estas disyuntivas que no dejan de ser sólo eso, pero que la realidad nos lleva por el camino de la frialdad numérica.

Tampoco hay pretextos, eso que quede claro. Que si fallaron, que si dominaron más tiempo, que si merecían esto o lo otro. En el fútbol gana el que hace los goles y el Azul mandó en ese renglón. Sin embargo, ayer las Águilas fueron derrotadas de la manera que más duele al americanismo, ante un rival prohibido que con poco, percibo yo, terminó con una paternidad que ya daba pena ciertamente, pero que hoy los puso en los cuernos de la luna por todo, porque ganaron, porque suman puntos, porque son líderes y porque vencieron al equipo que los tenía sometidos. Cruz Azul se liberó al parecer de todo eso que lo aquejaba cuando veía la camiseta amarilla enfrente, terminó ya con su malestar y ha dejado golpeado a un América que terminó los últimos minutos dando patadas y mostrando el rostro del equipo dolido que bajó los brazos antes que terminara el partido.

Esos últimos minutos fueron penosos. Vuoso repartiendo leña de la buena en vez de estar pensando en meter un gol. Rolfi escondido por ahí y Óscar Rojas yéndose a las regaderas antes de tiempo como si quisiera no estar presente al momento del silbatazo final, merecidísima la roja además, y queda esa sensación de derrotismo cuando les coreaban los “oooooleeeesss”, por parte de una afición que estaba nerviosa pidiendo el final al mismo tiempo. América se dejó llevar en esos minutos por el sentimiento de frustración más que por el orgullo de no perder un clásico. Dejó de jugar fútbol y así no puedes aspirar a mucho que digamos.

Ni hablar en el fútbol nada está escrito, y la famosa paternidad ha llegado a su fin. Algún día iba a suceder claro está, pero de no ser por los penosos minutos finales, creo que éste, este no debió ser el partido…

Sergio Sánchez ( Sergio )

Perfíl Futbolsapiens: Sergio Sánchez
Sígueme en:

Desde la web

  • DAVE

    “HAIGA SIDO COMO HAIGA SIDO” EL AZUL LE GANO AL AMERICA JAJAJAJAJAJA

  • Al fin se le gano al America,me siento aliviado porque gane 50 pesitos

    • tus primeros 50 en 7 años xD
      jajaja, ok no, solo quería hacer esa broma, aunque sea chivista.
      felicidades

  • Beto Villavicencio

    100% de acuerdo contigo, Calito. Me gusta mucho tu estilo.
    La derrota fue de la manera que más nos duele al americanismo. Habiéndolos tenido sometidos durante el 1er tiempo, pudiendo definir el partido, a los azules se les notaba los nervios y el temor. Ni hablar. Bien dices, jugando así, no se puede aspirar a mucho. Un saludo!

  • La paternidad no ha llegado al final. Esto es solo como cuando le contestas a tu papá, el se revirá y te da una cachetada. Es lo que le espera a Cruz Azul. El próximo partido, si le ganan al América por goleada…

    Además, ya era necesario, ya había perdido el intéres en este partido que consideraba ganado desde antes de jugarlo. La prueba es que ni siquiera me llamó la atención verlo. El siguiente será otra historia…

  • Alejandro Cervantes

    Vinicio Jiménez:
    Es una lastima que pierdas tu tiempo comentando esta columna, esta página se llama Futbol SAPIENS si no eres capaz de comentar o argumentar cosas basadas en la razón y el buen juicio, no lo hagas. Esta es una página para debatir y opinar inteligentemente, no con mailinchismos.
    Saludos

  • Jorge

    De acuerdo, no debio ser el partido. Durante varios años había imaginado que cuando cruz azul le ganara al america, sería en un partido emotivo, espectacular, en una liguilla, con una remontada heroica o algo así, no un partido sin mayor tracendencia y tirando de regular a malo