De pena ajena

Foto: Mexsport

No sorprendió el pésimo desempeño de Guadalajara y América en el ¿Clásico? -habría que comenzar a dudar de este calificativo-. Ambos equipos carecen del carácter que los ha llevado, históricamente, a ser los dos grandes del futbol mexicano. Dieron pena en el estadio Azteca. A la primera de peligro: balonazo, a la segunda: igual, a la tercera… sin comentarios.

Por más que la mente trate de adecuarse al por qué del planteamiento táctico del partido, resulta incomprensible y triste. Ver a unas Águilas y Chivas instaladas en sistemas diseñados especialmente para contener al rival, claro que tiene un precio y sobrepasa al boleto astronómico y al orgullo bicentenario que -dicen- estaba en juego.

En particular, con el Guadalajara fue patético observar a Marco Fabián con toda esa calidad que se carga y el momento en el que se encuentra, verlo de volante izquierdo con la orden clara de tapar la salida del Kevin y… ¿quién es el Kevin? Lástima.

Fue hasta la media hora y buena parte del segundo tiempo que Fabián se fue al centro y a la banda derecha a crear juego, lo que sabe,  pero de ermitaño es muy complicado y siguió contagiado de esa ambición absurda por defender el cero en lugar de intentar cambiarlo.

Bofo volvió a tener una de esas tardes aguadas, sin chispa y donde si se le rescataron dos o tres balones repartidos, ya es decir mucho, mentir, pues.

El guión estableció a Arellano en punta, listo para cualquier pase al hueco que lo hiciera correr, aprovecharlo, concretar e irse a dormir. Un equipo sin opciones, sin identidad y demasiado cerrado para creerlo y aceptarlo digno de este Rebaño.

Para redondear la tarde, El Güero le dio la oportunidad de inicio a fin a Jorge Enríquez. Si tanta polémica genera el Pikolín como jugador profesional, qué decir del joven Chatón. Es su vivo retrato pero en la contención tapatía: larguirucho, lento, corto de técnica y que de repente sorprende con una que otra genialidad, pero su volubilidad lo termina por descontrolar.

Por lo menos jugó alguien, y ya es costumbre, que sigue dando la cara, que sigue respetando al aficionado y que sigue entregándose sin miramientos, y se llama Luis Michel. Pedazo de arquero nos vinimos a encontrar en el destino.

Mientras tanto, ¿qué podemos hacer?

Emiliano Castro Sáenz ( emiliano )

Perfíl Futbolsapiens: Emiliano Castro Sáenz
Sígueme en:

Desde la web

  • Excelente análisis de muy buen nivel!!! (Dato, el Pikolín era contención originalmente… el Tuca lo obligó a jugar de central).

    • Everaert

      Gracias Jalex, aquí seguimos. Con lo de Piko, por eso dice “contención tapatía”.
      Saludos!

  • Huitrado

    Esta muy poco objetivo e incompleto tu analisis tactico del planteamiento de chivas. Aclaro que no me gusto tampoco el partido, pero tu analisis no da argumentos buenos… vamos, quitemosle el buenos… no da argumentos. Deberias leer un poco mas de tacticas de futbol y tratar de escribir objetivamente.

    • Everaert

      Gracias por los consejos Huitrado. Sólo aclarar que es una columna de opinión.
      Saludos!

  • juan carlos

    Pues será bueno o malo el análisis, no lo sé, lo que nadie puede negar es que eso de “clásico” le queda muy grande a este juego, ninguno de los dos equipos se la cree que eso sea un clásico, los jugadores dan flojera, dicen cosas antes del juego nomás por decir y una rivalidad del pasado¡¡¡
    Sin duda: de pena ajena¡¡¡

    • Everaert

      De acuerdo contigo juan carlos… es terrible esto.
      Saludos!

  • POTOSINO

    Ps a mi me parece un mal analisis, el partido en realidad no fue tan malo, si rescatas a Michel, y yo a Ochoa, ps quiere decir que hubo llegadas….

    A mi me parece que a veces aqui se peca de exigentes….o a poco un River-Boca, Chelsea-Manchester, Madrid-Barcelona…SIEMPRE SIEMPRE son partidazos?????

    Seamos justos

    • Everaert

      Creo que es de los peores clásicos que he visto. Cuestión de percepciones. Como consejo, no seamos conformistas.
      Claro que hubieron llegadas, pero esporádicas y sin tanto ‘punch’. Como habrás leído, en ningún momento se hace referencia a otro clásico más que al América – Chivas.
      Saludos!

  • ElMisa.

    yo estoy de acuerdo con la nota… aparte qe para mi reynoso siempre hace lo mismo… reventar la bola a donde salga, ni siqiera busca al compañero, y asi fueron los dos eqipos.

    tambien en la transmisión decian qe tarde de porteros… pff… ni llegadas de peligro hubo! delantaras chatas, y eso qe por los nombres, la del america tendria qe responder mas qe la de chivas, pero ninguna hizo nada.

    • Everaert

      Lo tratan de vender: ‘Clásico Bicentenario’… bah. Se les está cayendo el teatrito.
      Saludos!

  • marco antonio

    El miedo a perder se apoderó de los dos entrenadores y jugadores. De Lapuente no me sorprende su parado táctico defensivo, pero del guero Real, si no mal recuerdo, prácticamente el mismo equipo más el chicharo fue el equipo espectacular que ganó 8 partidos seguidos, ya nada queda de eso, ahora sólo busca no perder, traicionó su estilo y lo está pagando caro.

    • Everaert

      Correcto. Si analizamos detenidamente, desde el partido 9 de el Torneo Bicentenario que se busca el golesito y ya. En la libertadores los juegos de local fueron rescatables y mucho, pero son más los que se han jugado por el resultado. Y lo peor es que ni siquiera les sale.
      Saludos!

  • XD

    jaja y 2 años después como cambian las cosas… ese jugador largirucho, lento, falto de tecnica etc etc, ya fue 3er mejor jugador de un mundial sub-20 y ya tiene una medalla de oro…