Equipo de media tabla


Hasta ahora, tal y como se ha desarrollado el torneo, Chivas merece el lugar que ocupa en la tabla. Oportunidades han habido varias para cambiar el curso, por lo menos en estilo de juego, pero el diseño de este equipo aparenta deseos de mantenerse en la mitad de una tabla de torneo inconsistente.

Cuando se calmaron las aguas de aquél 2009 (parece tan lejano ya) donde reinaba la mediocridad mutante entre Pedro Sáez, Paco Ramírez y Raúl Arias, con la intervención oportuna de Rafael Lebrija se preveía un futuro alentador. Cambios rápidos pero sin mucho análisis fueron otorgándole mayor cuerpo a un equipo desangelado, sin idea ni filosofía.

Apareció Real -antiguo enemigo- y le devolvió integridad a un vestidor desquebrajado. Recordó el sistema táctico más libre, hasta divertido, y deslindó de responsabilidades absurdas a tipos como Arellano, Morales, Hernández y Araujo. Desde el primer partido la explosividad volvió a ser amiga del Rebaño.

¿Por qué a estas alturas el cuadro se percibe amarrado y sin las libertades que logró desarrollar durante el cierre del Apertura 2009 o las 8 victorias consecutivas al inicio del Bicentenario?

Desde hace tiempo se sienten los estragos de haber dejado la planeación deportiva de lado. Jorge Vergara, ególatra, dispuso cerrar el capítulo y hacerse él cargo (de nuevo y como siempre) de la estructura del equipo: estilo, forma, fondo.

Real, quien no es más que un peón de Vergara -fuerte declaración, pero de otra forma no estaría él como DT-, ha perdido la brújula. Capacidad la tiene y mucha, pero en la calidad humana y aportación de valores. Le falta preparación en táctica y estilo de juego, respeto al buen futbol, sobre todo al tratarse de llevar las riendas del equipo más importante del país.

La figura del Güero está sobrecargada. Cuando el Rebaño gana y juega lindo (con cuerpo y forma), pareciera que llega la orden y se les regaña por hacer las cosas bien: se mete reversa, el tractor en el área y se reza para no perder, cuando la victoria en realidad está cerca.

El Clásico Tapatío del domingo lo empató Chivas por enjundia más que merecimiento, y menos por los cambios desde el banquillo. Triste es que se dependa de la inspiración de un Bautista veterano y que en realidad nunca terminó de cuajar esa magia vista en algunos lapsos de su carrera. Atlas, el peor equipo del Apertura 2010, llegó al Omnilife a imponer condiciones y risible pero cierto, el Guadalajara le respetó eso y no reaccionó hasta que el enemigo se lo determinó.

No debe existir conformismo. El equipo tiene el lugar que merece en la tabla, en las entradas al Omnilife, en el rating televisivo. Hay una polilla interna que no permite avanzar, que cuando se sobresale decae y cuando se avanza un poco se frena. Hasta ahora es justo (injusto para la afición) el lugar que se tiene en la liga; pero ¿porqué, para qué, con qué fin y hasta cuándo se soportará eso?

Emiliano Castro Sáenz ( emiliano )

Perfíl Futbolsapiens: Emiliano Castro Sáenz
Sígueme en:

Desde la web

  • Gabriel Morales

    El Guadalajara es el fiel reflejo del futbol mexicano, pretencioso y pensando en la cartera, mas q en e juego en si y el aficionado

  • rene

    soy aficionnado de chivas, y no mereceria ser campeon, pero con los delanteros que tiene si se llega a meter a liguilla enrachado puede darle dolores de cabeza a los mejores del torneo, es una pena nuestro sistema de competencia

  • David Hdez

    de acuerdo, los mafiosos del futbol (Vergara, Azcarraga, Billy) y demás tepocatas (promotores, entrenadores chambistas y jugadores de medio pelo con ínfulas). Pobre afición que paga por este pésimo show.

  • Ales-ito

    El problema esta tambièn (Creo yo) en los chavos, a ninguno le veo un algo que lo destaque, ojalá y Esparza se recupere pronto, que al gaucho no se le haya olvidado jugar, que se recupere tambièn y regrese pronto, Arellano es un jugadorazo creo mucho en el… y tengo toda la fe del mundo en Omar Bravo aunque le queda poco tiempo en el club