Una mancha ha quedado en la Ligue 1 el pasado fin de semana en el partido entre el Bastia y el Olympique Lyon, debido a que los fanáticos radicales del equipo local se lanzaron al campo a pegarle a sus visitantes.

Como le pasó entre semana contra el Besiktas por Europa League, el Lyon sufrió agresiones contra sus futbolistas. Fueron los seguidores del Bastia que invadieron el campo para hacer estragos.

El duelo debió ser suspendido y las consecuencias podrían ser muchas para el Bastia, pues están peleando la lucha por el descenso y la liga estaría analizando quitarle puntos. De hacerlo, podría mandar al equipo a segunda división.

Y es que los incidentes en ese estadio no son cosa nueva: ya en el trancurso de la temporada se han vivido problemas extradeportivos allí, uno de ellos actos rascistas contra Mario Balotelli, jugador del Niza.

Lee también   La expulsión de Neymar #Vine