En el día de ayer mientras Bulls y Raptors disputaban su partido, se dio un tenso momento cuando dos grandes se fueron a las manos.

Hablamos de Robin López y Serge Ibaka. Luego de un triple de Jimmy Buttler, la pelota cayó en las manos del español, pero antes de la canasta, López le había dado su buen golpe con el cuerpo.

Ibaka, se le quedó mirando al pivot de los Bulls y este respondió con un manotón al balón que hizo explotar al jugador de los Raptors. Se agarraron, se lanzaron golpes pero ninguno se pudo dar de lleno.

Asistentes, árbitros y jugadores, salieron a separarlos y todo quedó ahí. Ambos jugadores fueron expulsados y el partido lo terminó ganando Toronto en prórroga por dos puntos 122 a 120.

Lee también   Tierno acto de Thiago Silva #Vine