Después de caer con dudas ante el Hoffenheim en la Bundesliga, el Bayern Munich se tomó revancha en la Champions League al vencer al Anderlecht de Bélgica por 3-0. Uno de los goles fue del joven Joshua Kimmich.

El defensor alemán sorprendió con su anotación por la facilidad que mostró para definir, con características más de atacante que las que se le conocen, como mediocampista de contención o lateral.

Al mejor estilo de Pelé contra Uruguay en 1970, de Ronaldo Nazario o Messi en el último tiempo, Kimmich aplicó un regate sin tocar la pelota para dejar batido al arquero. Pura cadera y piernas para un golazo del teutón.

Lee también   Bayern Munich, club más vegetariano de la Bundesliga