10 Curiosidades de: Carlos Valderrama
10 Curiosidades de: Carlos Valderrama

En esta ocasión toca turno a Carlos Valderrama, un hombre que se hizo leyenda por su estilo de juego, así como por su peculiar melena. En estos tiempos donde Colombia sorprende en las eliminatorias mundialistas, recordamos al Pibe, cabeza de la última gran generación colombiana que cautivó al mundo.

INFANCIA. Desde niño dormía la pelota y después la tocaba después de aburrir a sus marcadores. Un día reventó un balón hacia afuera del campo por querer cumplir una labor defensiva y su entrenador lo regañó, no había nadie a su lado que lo presionara. Desde entonces Valderrama adoptó la postura de «el que tira el balón fuera sale del equipo». No soporta a los que revientan el esférico en lugar de pensar otra opción.

1991. El partido Valladolid-Real Madrid está en boca de todos. La prensa no descansa en abundar sobre lo que hizo Michel. ¿Maña? ¿Provocación? ¿Impulso reprimido? El merengue es señalado por haberle tocado los genitales al Pibe Valderrama en pleno juego. Pocos hablan de la reacción del colombiano, quien tomó la conducta de su colega como un intento fallido por desquiciarlo. «No hizo nada porque en estos casos no suele salir perjudicado quien provoca, sino el que responde a la provocación», señaló Johan Cruyff para aplaudir la entereza del Pibe. Tiempo después el colombiano diría que fue «una auténtica falta de respeto».

1992. Lo que Michel no pudo, Juan Andujar lo logró. El árbitro reportó en su cédula insultos hacia su persona por parte de Valderrama, algo inusual en el sudamericano. Le dieron tres partidos de suspensión por ofensas hacia el silbante, quien lo volvió loco por marcar todo en favor de Barcelona y todo en contra de Valladolid. Explotó después de ver ganar a los culés 2-1.

HIGUITA. Además de haber sido su compañero en la selección, fue su ídolo. Valderrama sufrió por el error que cometió el arquero frente a Camerún en el Mundial de Italia ’90 pero lo perdonó y le aplaudió. Si algo admira el Pibe en un futbolista es que se mueran con su idea, con su convicción de hacer las cosas. Considera que Higuita estaba loco, locura que le falta a los jugadores de hoy en día.

FUTBOL. En sus academias se prioriza la técnica por encima de todas las cosas. Detesta a los instructores o formadores que obligan a los niños a correr como locos por toda la cancha o que los entrenan con puro acondicionamiento físico. Para él es importante que todo infante, antes que nada, le dé patadas al balón por diversión, siguiendo con capacitación para tocar, bajar el esférico y cabecear.

Lee también   Maradona, Baggio y Romario jugarán juntos

ADMIRACIÓN. Tres futbolistas le han robado la mirada. Verlos jugar para él era una obligación. Ronaldinho, Zinedine Zidane y Juan Román Riquelme, según él, marcaron diferencia del resto durante un momento: «Son pasadores natos, le dan sentido al balón, a la cancha».

SAÑA. Previo a la Copa del Mundo Francia ’98, Colombia disputó partidos amistosos en Europa. Uno de ellos tuvo lugar en Bruselas frente a la selección de Bélgica, donde los locales se impusieron 2-0. Comentaristas colombianos que narraron las acciones del encuentro no se dieron cuenta de que tenían el micrófono abierto cuando empezaron a insultar a Valderrama. Se burlaron de él tachándolo de acabado, anciano y que necesitaba viagra para moverse. Hernán Darío Gómez, técnico de Colombia, les respondió diciéndoles que «había odio en sus palabras». El Pibe se sintió herido, los que antes lo encumbraban lo traicionaban. Lo orillaron a una depresión.

BRUJERÍA. Rumbo a las eliminatorias mundialistas para Francia ’98, Perú contrató los servicios de un brujo llamado El chamán de Los Andes. Su labor consistió en hacer rituales para que le fuera mal a una lista de jugadores que los peruanos consideraban como peligrosos, entre ellos Valderrama. En muñecos que representaban su figura, el Pibe fue víctima de apuñalamientos, escupitajos y patadas. La brujería no sirvió de nada.

LA MELENA. Intrigados por saber quién era el colombiano al que admiraban tipos como Enzo Francescoli, Emilio Butragueño o Hristo Stoichkov, los ingleses decidieron hacer un estudio minucioso sobre la cabellera de Valderrama. Llegaron a la siguiente conclusión: «Su pelo es una metáfora sobre su futbol. Denso, voluminoso y totalmente anticonvencional». A partir de eso fortalecieron la frase que definió al Pibe en su época: «la lleva el que sabe».

BROMAS. Accedía a que le realizaran cualquier tipo de bromas, menos que le tocaran el cabello. Llegó a tener juntas serias con sus compañeros para explicarles que «el pelo es sagrado» y por ende ni siquiera se roza. Incluso les daba charlas sobre la importancia de tener cabello.

FUENTES: El País, FIFA, El Gráfico, Radio Caracol.