10 curiosidades de: Darwin Quintero
10 curiosidades de: Darwin Quintero

 

Como ya todos sabemos Carlos Darwin Quintero se despidió hace algunos días del Club Santos Laguna y sus aficionados por medio de una carta. Pero la polémica surgió después de que se diera por un hecho la llegada del futbolista colombiano a las Águilas del América. Por eso aquí te dejamos, las 10 curiosidades del “Científico del Gol”

I.-Niño Rebelde: Darwin Quintero arribó a la Comarca Lagunera un 19 de diciembre del 2008 a la edad de 21 años, y su ahora ex presidente Alejandro Irarragorri mencionó que el colombiano “era un muchacho rebelde, bastante rebelde”, pero que gracias a su esposa pudo mejorar en actitud, para posteriormente convertirse en un referente del club.

II.-Su Nombre: Quintero aún no sabe porque sus padres le pusieron como nombre Carlos Darwin, él se sigue preguntando si fue por el científico o por el nombre de un barco que llegó a Tumaco, ciudad donde nació. Lo que si le encantaría al ex jugador del Santos Laguna, es que lo llamaran el “Científico del Fútbol”.

10 curiosidades de: Darwin Quintero
10 curiosidades de: Darwin Quintero

III.-Aventura Europea: Tal vez algunos ya lo sepan pero hay quienes no. Darwin Quintero  logró a temprana edad su sueño de jugar en el Continente Europeo. El de Tumaco jugó en el Krylia Sovetov de la liga rusa, donde su paso no fue del todo bueno al jugar solamente 11 partidos, consiguiendo un gol y una asistencia.

IV.-Jugador Fair Play: El delantero colombiano se ha caracterizado por ser un jugador serio dentro de la cancha, y eso se ve reflejado en su historial de tarjetas. En nueve años de carrera futbolística Darwin ha sido expulsado en sólo cuatro ocasiones, siendo la más controversial aquella que recibió en el año 2011 cuando su equipo enfrentaba al Cruz Azul, después de dar un cabezazo al Chaco Giménez la Comisión Disciplinaria de la FMF decidió mandarlo seis partidos a la regadera. Quintero argumentó que su actitud se debió a supuestos insultos racistas por parte de Rogelio Chávez, quien lo llamó “simio de mierda”.

V.-Beisbolero: El nacido en Colombia se ha declarado fanático del béisbol, y aunque no tiene favoritismo por algún equipo de las grandes ligas, si lo tiene por un ex jugador de la MLB en especial, su compatriota Edgar Rentería.

VI.-Campeón Centroamericano: En los Juegos Centroamericanos y del Caribe Colombia 2006, la selección cafetera de fútbol se corono con la medalla de oro en dicha competencia. Carlos Darwin fue pieza clave para que su país se llevara la presea dorada, siendo titular en todos los partidos y marcando tres anotaciones.

Lee también   El 'Piojo' habla de las "desviaciones sexuales" de Mejía Barón

VII.-Científico del Gol: Al colombiano no le adjudicaron este mote por algo en especial, fue simplemente por su homónimo con el científico británico Charles Darwin que muchos lo empezaron a llamar así.

VIII.-Número 3: En sus inicios en el equipo de la Comarca Lagunera Darwin solía usar el número 28 en su dorsal, pero después de un tiempo lo comenzamos a ver con el 3 en la espalda, algo extraño en un delantero. El nacimiento de su hijo un día 3 de marzo fue el motivo para que el delantero portara de ahí en adelante con orgullo ese número, en honor a su retoño que estuvo al borde de la muerte.

IX.-Festejo del Bailecito: Cada vez que marca un gol Darwin suele festejar con un baile muy especial. El motivo es el amor que siente por su hijo, quien estuvo muy grave de salud en sus primeros días de vida. Quintero copio el peculiar baile a un muñeco que regaló a su pequeño, quien cada vez que mira moverse al juguete suelta una sonrisa.

X.-Soberbio Crack: El colombiano integraba la Selección Tolima Juvenil en 2005. En pleno partido de semifinales Darwin era pícaro, descarado, todo un espectáculo. El encuentro estaba empatado y el adversario necesitaba la victoria para clasificar. En una jugada Quintero tomó el esférico a 35 metros de la portería contraria y avanzó, gambeteó dejando gente en el camino hasta que se quitó al portero… ¡Pero qué hizo! Darwin se paro junto al balón en la línea de gol, todos le gritaban que lo metiera pero el colombiano prefirió esperar a un contrincante e intentó hacerle un túnel, el rival supo de las intenciones y Quintero perdió la oportunidad… ¡Todos querían matarlo! Pero el cafetero con señas les decía tranquilos, no pasa nada. Minutos después Darwin nuevamente tenía el balón en sus pies, desde tres cuartos de cancha dribló jugadores hasta quedar sólo frente al portero, éste salió y al percatarse Quintero la picó, anotó, festejó y pasó por el banquillo diciéndoles a todos “les dije que tranquilos, que no pasaba nada”.    

 

FUENTES: El Universal, El Norte, ESPN, Gol Caracol y FUTBOLRED.